Inicio
 
EL KIBUTZ DEJA ATRÁS EL SOCIALISMO Y GANA POPULARIDAD Imprimir E-Mail
jueves, 30 de agosto de 2007

Por Isabel Kershner

Kibutz Yasur.Israel. – Durante gran parte de la existencia de Israel, el kibutz encarnó sus más elevados ideales : trabajo colectivo, amor al país, un igualitarismo a ultranza.

Pero a partir de la década del ochenta, cuando el socialismo en el mundo comenzó a declinar y el país estuvo complicado en una hiperinflación, los aproximadamente 250 kibutzim de Israel parecían condenados a desaparecer. Sus deudas eran enormes, los jóvenes se iban y los comedores colectivos se vaciaban.

Ahora en un sorprendente retorno, los kibutzim vuelven a prosperar. Solo que en 2007 ya no son exactamente socialistas. Más bien, constituyen una versión suburbana del socialismo.

En la mayoría de los kibutzim la alimentación y los servicios de lavandería están privatizados. En muchos de ellos, las casas pueden ser transferidas por sus miembros y recién llegados pueden adquirir viviendas. Si bien la mayor parte de los bienes siguen siendo de propiedad colectiva, las comunidades suelen ser dirigidas por administradores profesionales y no por miembros electos. Y lo más importante,  todos no reciben el mismo sueldo.

Hoy hay colas para ingresar a los kibutzim.

“Lo que nos gusta aquí es la sencillez” dice Boaz Varol, de 38 años, quien viaja en bicicleta por senderos de madera para trabajar en la piscina, que en un tiempo fue de uso comunal, pero que ahora fue alquilada por él y es administrada como un negocio privado. Varol está conforme con su nuevo hogar en el Kibutz Yasur en las colinas de la Galilea Occidental al noreste de Haifa. “Todos tienen lo que desean, nosotros tenemos nuestra independencia pero sin la clase de competencia que hay en la ciudad”.

Hace dos años compró una casa con dos dormitorios para su joven familia por U$S 71.000. Más de 60 jóvenes adultos se incorporaron al kibutz en los últimos cuatro años, incrementando el número de los residentes en un 50% y rejuveneciendo el promedio de edad de la población.

Los Varols no son un caso aislado. En abril, el kibutz Negba, en el Sur aceptó a 80 nuevos miembros en un día. Muchos kibutzim tienen listas de espera – en su mayoría ex residentes que desean regresar, pero también habitantes urbanos hartos del ritmo frenético de su vida cotidiana.

Los kibutzim fueron en una época austeras comunidades de pioneros que desecaron pantanos, compartieron la ropa y vivieron de acuerdo al axioma marxista : “De cada uno según su capacidad, a cada uno de acuerdo a sus necesidades”.

Hoy la mayoría está pasando por un período de privatización aunque los dirigentes de los kibutzim prefieren un término más eufemístico : renovación.

El nuevo kibutz busca un balance más sutil entre la responsabilidad colectiva y la libertad individual, enfatizando valores comunitarios y humanistas. Sus aspectos más atractivos son un medio ambiente seguro, habitualmente en el seno de la naturaleza, lejos de las ciudades amenazadas por terroristas suicidas,  educación y cuidado de la salud excelentes y una alta calidad de vida a precios menos onerosos que en la ciudad.

Esto es un verdadero cambio. Hacia el año 200, más de la mitad de las 257 granjas colectivas estaban en bancarrota.

La crisis económica desencadenó una crisis ideológica. La segunda generación de los hijos del kibutz que durmió en casas cunas controlados por cuidadoras, comenzó a rebelarse.   A pesar de la seguridad de por vida ofrecida por el kibutz, los jóvenes empezaron a irse.

“Hacia fines de la década del 90” dice Gavri Barril, director ejecutivo del movimiento kibutziano, una organización techo, “había kibutzim en los que no había jóvenes”.

Lo que es peor todavía, después de décadas de dura labor, los fundadores de los kibutzim, ahora con más de 80 años no tenían ni pensión ni apartamento propio.

Parte de la recuperación se debió a la venta de la gigantesca cooperativa lechera Tnuva, de la cual la mitad pertenecía a los kibutzim. Con el saldo de la venta de U$S 500 millones se estableció un fondo de pensiones.

En el pasado, todos los miembros tenían el mismo sueldo, sea que su trabajo fuera ordeñar vacas o administrar una gran industria. En el nuevo kibutz, los miembros ganan salarios o reciben una asignación mensual de acuerdo a los ingresos que generan para la comunidad.

“No es una igualdad total, pero sigue siendo una igualdad básica” dice el Sr.Bargil “Quien gana más paga más impuestos internos, pero tiene un ingreso algo mayor a fin de mes”

El sistema impositivo interno brinda una tabla de salvación para los económicamente débiles.”Desde este punto de vista hemos mantenido algo de los antiguos valores” dice Yacov Lazar, secretario del kibutz Najshón, entre Tel Aviv y Jerusalén, que adoptó el nuevo sistema el año pasado.

Yasur, que fue fundado en 1949, había fracasado. Sus fábricas de textiles y de juguetes resultaron no ser rentables y tuvieron que cerrar. “Los que tenían 50 años entonces se preguntaban cuál sería la situación dentro de 20 años” dice Ami Kilon, que nació aquí en 1951. Entonces Yasur comenzó su proceso de renovación y a reclutar nuevos miembros en el 2003. Las casas vacías en los kibutzim ahora están casi todas ocupadas y Yasur planea vender lotes para nuevas viviendas en lo que antes era tierra arable.

Aproximadamente la mitad de los kibutzim han comenzado a vender parcelas de tierra para crear barrios de lujo en lugar de los campos y las huertas que estaban junto a sus portones de entrada. Los compradores de casas habitualmente no se integran a los kibutzim pero pagan por servicios tales como la atención a los niños.

El año próximo deberán decidir si quieren convertirse en miembros plenos de Yasur, comprando acciones en bienes comunales tales como la lechería y el gallinero. Si su decisión es negativa, pueden seguir siendo residentes privados.

“El nuevo kibutz no es perfecto, pero económicamente está mejorando” dice el Sr. Kilon, que administra a Yasur y a otro kibutz en las cercanías. . “Han crecido los incentivos para trabajar y luego de cambios en la administración, nuestro presupuesto se ha nivelado.”

No todos los kibutzim han seguido esta clase de estrategia. Alrededor del 30% se han mantenido fieles a sus principios socialistas. Pero muchos de ellos también están floreciendo económicamente.

“Todos los días recibo llamadas de gente que quiere ingresar al kibutz” dice Yaniv Sagee, el secretario de Ein Hashofet. “Pero no tenemos lugar para ellos”.

Ein Hashofet, un paraíso pastoral cubierto de césped prolijamente cortado, con una activa vida cultural y artística, no ha adoptado salarios diferenciales. El comedor comunal sigue funcionando si bien se paga por las comidas.

Ein Hashofet se puede permitir seguir siendo un kibutz clásico porque sus fábricas son sumamente rentables. Una de los fundadoras, Yehudit Kotzer, de 92 años, sigue trabajando cuatro horas en uno de ellos. “Es muy triste lo que pasa en otros kibutzim” dice. “Pero nosotros vamos bien”

El Sr. Varol nació en un kibutz en el lejano norte, pero lo abandonó a los 18 años. El está contento con su nuevo hogar, pero no tiene buenos recuerdos del pasado. “Mis padres trabajaron toda su vida, manteniendo por lo menos a 10 parásitos. Si hubieran hecho el mismo esfuerzo en la ciudad yo hoy tendría una herencia importante.”

(Traducido de “The New York Times” por Egon Friedler)

 

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita