Inicio arrow Cumplimos 90 Años
 
Fin de año agridulce para la investigacion de la causa AMIA Imprimir E-Mail
lunes, 04 de enero de 2010
Llega otro fin de año con sabor agridulce en lo que hace a la investigación del peor atentado antisemita de la historia argentina: aquella bomba asesina que destruyó la sede de la AMIA-DAIA en Buenos Aires y se llevó la vida de 85 personas.

Casi al término de otros doce meses sin avances concretos para dar con los responsables políticos y materiales del atentado terrorista, la Cámara Nacional de Casación pidió volver a juzgar al ex reducidor de autos Carlos Telleldín por su presunta participación en el armado de la camioneta con explosivos que, el 18 de julio de 1994, se estrelló contra la vieja sede de la calle Pasteur. Atento a ese pedido, el fiscal Alberto Nisman, a cargo de la causa judicial, analiza pedir la detención de Telleldín, que ya estuvo preso durante diez años, dada la gravedad de los hechos que se le imputan.
No se trata, por cierto, de un detalle menor o de otra cortina de humo a la que nos tienen acostumbradas las pesquisas de investigación del ataque. Cortinas de humo que se iniciaron ni bien comenzaron a rastrearse los escombros de la sede de la Mutual judía, y que no se han detenido hasta hoy.

Telleldín integraba, tal como lo prueban las investigaciones judiciales, una organización delictiva de armado y desarmado de autos y camionetas robados. Tanto el juez Juan José Galeano como quienes lo siguieron en la investigación del atentado sospechan de él. Creen que siempre supo (y sabe) más de lo que declaró en sede judicial.

Hijo de un ex represor de la dictadura militar, famoso por su ideología antisemita, Telleldín resultó beneficiado por la torpeza de Galeano, evidenciada en aquel famoso video donde el ex juez aparecía ofreciéndole al reducidor de autos los 400.000 dólares finalmente pagados por la SIDE para incriminar a otros policías bonaerenses en la causa.

Aquellas desprolijidades le costaron a Galeano el puesto, y toda la denominada causa Brigadas quedó en la nada. Incluso se llegó al colmo de que imputados en la causa, como los policías bonaerenses que comandaba Juan José Ribelli, iniciaron cuantiosos juicios al Estado por haber permanecido presos “injustamente” durante una década.

Resulta saludable que la Cámara de Casación traduzca en hechos la resolución de la Corte Suprema de Justicia, que hace más de seis meses ordenó “reabrir” la causa judicial y consideró válidas las investigaciones de Galeano y su equipo, previas al fatídico caso del video. Es mucho lo que aún resta por saber de la conexión local del atentado, la responsabilidad de las fuerzas policiales de entonces o las conexiones políticas que pudieran haber tenido quienes colaboraron para que la masacre de la AMIA fuera posible.

En donde no parece haber avances concretos es en la responsabilidad de Irán en el atentado. Desoyendo los dictámenes de Interpol, Teherán sigue sin responder los pedidos de extradición de seis ex funcionarios del régimen iraní para que den cuenta de sus presuntas responsabilidades en el caso.

Es más: a pesar de ese abierto desafío a las reglas de la justicia internacional, el presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad pudo llegar a América latina y ser recibido con honores por el propio presidente de Brasil, Luis Inacio Lula da Silva, sin que nadie le pidiera explicaciones. Sin dudas, una derrota de aquellos que trabajan por un mundo libre, sin dictaduras ni gobiernos que apañan el terror fundamentalista, tanto dentro como fuera de sus fronteras.

Es de esperar que Nisman decida rápidamente sobre la situación de Telleldín; que se comience a hablar nuevamente de las acciones judiciales para resolver de una vez por todas el caso. En los últimos meses, sólo se habló de la causa AMIA por las escuchas ilegales que agentes encubiertos de la Policía Federal (o de la policía metropolitana) realizaron sobre los teléfonos de Sergio Burstein, una de las cabezas visibles de los familiares de las víctimas del atentado. Positivo sería que, de una vez por todas, se deje de investigar a las víctimas y comience a cerrarse definitivamente el cerco sobre los victimarios, se llamen como se llamen, y tengan la nacionalidad que tengan.

La batalla contra el antisemitismo y el terrorismo, como bien recordó el presidente israelí Shimon Peres en su reciente paso por Buenos Aires, no está ganada. El reciente robo del cartel principal de entrada al campo de concentración de Auschwitz muestra que persiste el odio y la sinrazón, aun en el lugar donde la atrocidad impensable fue posible.

Ojalá el año próximo traiga buenas noticias, aquí y en el resto del mundo. Triunfos de la ley, la memoria y la justicia por encima del viejo odio antisemita que se resiste a irse de la faz de la tierra.
 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita