Inicio
 
Dmitri Shostakovich Imprimir E-Mail
sábado, 05 de diciembre de 2009
Por Rodolfo Jacobi
(Especial, desde Jerusalem)

En mayo o junio de 1977, mi esposa y yo asistimos a un concierto dirigido por un hijo de Dmitri Shostakovich, en la principal sala de conciertos de Moscú. Las entradas en primera fila de la platea nos las había obsequiado una importante empresa soviética. El solista que tocó el violoncelo –la figura central del espectáculo- tenía un aspecto muy tipicamente judío. Por lo menos era de ascendencia semita. Una hora y media duró su actuación, que fue extraordinaria. El gran compositor, padre del que dirigía la orquesta, había fallecido dos años antes. Entonces no supimos que había gente que sabía que el famoso compositor, además de componer música basada en poesía judía popular, Dmitri Shostakovich había escrito: “Pude ver antisemitismo por todos lados alrededor mío; judíos que llegaron a ser un símbolo para mí, fueron los desamparados por excelencia”
El compositor, que nació en 1906, pudo ver el antisemitismo en la época del Zar, y vivió la Segunda Guerra Mundial con las tremendas masacres a manos de los alemanes y sus colaboradores ucranianos, letones y otros, en Kiev y las demás regiones de la ex Unión Soviética y después de la guerra con Stalin, volviéndose antisemita inventando un proceso de médicos judíos que supuestamente querían asesinar a líderes del gobierno soviético. Afortunadamente, la muerte de Stalin, en 1953, evitó más acciones antijudías

A Dmitri Shostakovich, ya en su niñez se lo consideraba un niño prodigio como pianista y compositor. La familia de los padres, en San Petersburgo, fue políticamente liberal y tolerante. Tuvieron tres hijos, Dmitri fue el segundo. Se cuenta que el compositor tuvo grandes diferencias con Stalin, sobre todo porque se expresó contra las medidas totalitarias e inhumanas del dictador soviético contra militares y civiles en los años treinta. Denunció muy especialmente los asesinatos masivos de judíos después de la invasión alemana a la Unión Soviética el 22 de junio de 1941. La lucha contra los agresores hizo olvidar diferencias internas entre el dictador y ciertos intelectuales no simpatizantes de Stalin. Fue así como Dmitri Shostakovich fue celebrado por su Sinfonía Nº7, compuesta durante el asedio a la entonces Leningrado (San Petersburgo) que los alemanes no lograron conquistar pero que causaron la muerte por hambre a un millón de civiles. Cinco veces Shostakovich recibió el ansiado Premio Stalin, no obstante la poca simpatía que sentía por el dictador. Stalin, por supuesto, siempre fue dictador pero, como casi todos los líderes comunistas, no fue antisemita ni racista. El antisemitismo lo “desarrolló”, en nuestra opinión, después de la Guerra cuando vio que muchos de sus fieles lo habían abandonado dirigiéndose a los Estados Unidos o radicándose en otros países capitalistas. Shostakovich fue celebrado como un héroe nacional y se decía, durante la contienda, que iba a ser un segundo Beethoven. Shostakovich no llegó a tanto pero en su momento el entusiasmo realmente contagió a muchos. Numerosos fueron los que creían que el compositor se había superado al componer su Sinfonía Nº7 en la sitiada ciudad de Leningrado. Pero no fue así. El maestro se encontraba en ese momento en Kuibyshev adonde el gobierno se había trasladado ante el fulminante avance de las tropas alemanas que amenazaban a la misma ciudad de Moscú.

No es muy conocida la labor de Shostakovich a favor de los judíos y en contra del antisemitismo. Su actitud le causó bastantes problemas con el gobierno soviético. Alguna música del compositor le deparó dificultades. El diario Pravda comentó su “Lady Macbeth” como una creación del caos, en lugar de música. Algunos creen que el compositor pensó en Stalin al componer la obra. La Novena Sinfonía, creada en 1945, una de sus obras maestras, fue criticada por los organismos soviéticos.

Con todo, Shostakovich trató de no provocar a las autoridades soviéticas y ser aceptado con benevolencia, lo que en parte logró. En alguna oportunidad el compositor llegó a temer por su vida. Dicen que muchos de sus amigos fueron asesinados o deportados al Gulag. El músico tenía una valija preparada con elementos básicos para cuando vinieran a buscarlo.

Cuando el poeta siberiano Evgeny Yevtushenko publicó su poema Babi Yar, en 1961, en un momentáneo deshielo del terror soviético se conmemoró la matanza de decenas de miles de judíos, en 1941, por los nazis en las cercanías de Kiev. La imaginación de Shostakovich se apasionó y convirtió el poema en su 13ª. Sinfonía. La letra dice: “Me imagino ahora que soy judío, camino por el antiguo Egipto y aquí soy crucificado en la hierba y me muero. Yo soy todo un anciano judío matado a tiros, soy todo un niño judío matado a tiros aquí”. Las autoridades soviéticas no aoyaron cantos alusivos a las matanzas de judíos por el antisemitismo muy divulgado en el país. Esta es justamente la razón por la cual Shostakovich eligió el texto del poema citado. Cuando el compositor leyó el poema a su autor y llegó a las palabras “me parece que soy Anna Frank” estalló en lágrimas, solidarizándose con los sufrimientos del pueblo judío, especialmente en Babi Yar. Cuando un cantante le preguntó a Shostakovich por qué había elegido el poema de Yevtushenko para su 13ª. Sinfonía, si la Unión Soviética no es antisemita, el compositor casi se puso violento. “Sí que hay antisemitismo en la Unión Soviética. Es ultrajante y tenemos que luchar contra este mal”, dijo.

Protegió a judíos como lo habían hecho sus padres en tiempos del Zar. Cuando el escultor Ilya (Eli) Slonim fue llamado al ejército, Shostakovich, sin hacérselo saber a Slonim, se dirigió a las autoridades para que lo movilizaran hacia una actividad cultural, y lo consiguió.

Shostakovich se sintió muy inspirado por la música popular judía. Decía que esa música es muy particular, puede aparecer muy feliz, pero es, a la vez, profundamente trágica. Estuvo muy familiarizado con la Yiddisher Folklor

de I.L. Kagan, que apareció en Vilna en 1938.

En 1948 compuso el fondo musical del tema “De poesía judía” de I. Dobrushin y A. Yuditsky. Un alumno de Shostakovich, Benjamín Fleischman, quien cayó en combate en la Segunda Guerra Mundial, escribió una ópera: “El violín de Rothschild”; no pudo terminarla y nuestro compositor la completó. Se exhibió más tarde una película con el mismo título. Sus dos conciertos de violín, Shostakovich los dedicó al violinista judío Oistrakh. El compositor Gustav Mahler (1860-1911), quien se convirtió al catolicismo para poder llegar a ser el director de la ópera de Viena, tuvo mucha influencia sobre Shostakovich.-
 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita