Inicio arrow Quienes somos
 

Mundo Israelita Premiado

 La Dra. Corina Schwartzapel ha sido distinguida con una mención especial por el jurado de los Premios Dr. Héctor Bergier que otorga la Asociación Médica Argentina, por el importante aporte a la difusión de los temas de salud que realiza por medio de su columna "Ciencia / Salud - Una puerta abierta al conocimiento".
El acto de entrega de los diplomas, se llevó a cabo el día 10 de Diciembre a las 19 hs. en la sede de la AMA, Santa Fe 1171, 1º piso.
Compartimos este premio con todos nuestros lectores.


Importante convocatoria de Sherit Hapleitá Imprimir E-Mail
martes, 22 de mayo de 2007
Lágrimas de dolor y de alegría
Por Natalio Arbiser

No bien llegamos, las butacas de la sala tenían pegados sobre el respaldo, papelitos con nombres de países, que indicaba quiénes se irían a sentar allí. Y allí se sentarían poco más tarde los diplomáticos y representantes en la Argentina de países como Francia y el Reino Unido, Croacia y Ucrania, Rusia y la propia Alemania. Con butacas reservadas para representantes de los Estados Unidos y de la misma Austria, del Canadá y de Dinamarca, de Israel y de las Filipinas. Y butacas también para diplomáticos de Polonia y de Eslovaquia, de Hungría y de Rumania, de Serbia y de Grecia, de El Salvador y de Albania, y para los de Belarús, de Lituania y de Letonia… —conmovedora ya era la lectura de la cantidad de países—… si hasta podría parecer una sesión de las Naciones Unidas.

 El nuevo Estado

Pero no… en esas plateas del Auditorio de la AMIA, en la noche del miércoles 9 de mayo de 2007, no sesionarían las Naciones Unidas. Allí se irían a sentar los representantes de esos países en la Argentina, para rendir un festivo homenaje al triunfo aliado sobre el nazismo alemán, que firmó la Capitulación en mayo de 1945. Allí estaban los cuatro integrantes de las fuerzas aliadas que derrotaron al nazismo (los Estados Unidos, Rusia en el lugar de la ex Unión Soviética, el Reino Unido y Francia), hace exactamente sesenta y dos años. Y la mayoría de los otros países, fueron naciones invadidas por la Alemania nazi. Además, claro, de la tan importante presencia de uno de ellos, país que como Estado no existía entonces, pero cuya historia era más antigua que ninguna: Israel. También se hallaban los representantes de Alemania y Austria hoy en una etapa de signo opuesto al de aquella del terrible aluvión nazi; y representantes de la Cruz Roja Internacional, organismo que tanto ayudó a salvar vidas humanas en esas terribles horas en que las hordas nazis se sentían dueñas del mundo. Y por supuesto, amplia presencia de autoridades nacionales argentinas, de la Ciudad de Buenos Aires y de diversas entidades comunitarias, junto a los organizadores.

Los organizadores, a no dudar, realizaron una celebración trascendental y lograron una amplia convocatoria. Nos referimos a Sherit Hapleitá (Asociación Israelita de Sobrevivientes de la Persecución Nazi) que llevó a cabo un acto de tal magnitud, como no es frecuente observar. La emotividad reinó desde el momento de entrar al auditorio de la AMIA y ver los nombres de los países, una emotividad que conjugaba lágrimas de dolor y de alegría. Dolor por la Shoá y por todos los caídos en la lucha contra la terrible maquinaria de guerra nazi; alegría, porque ésta fue la fecha en que se sepultó definitivamente al nazismo y su delirante proyecto de un Imperio esclavista de mil años.

Apenas separados por una fila de butacas de las nombradas anteriormente, estaban los valientes, los héroes, los anónimos hombres y mujeres del pueblo judío que con su sola presencia, estaban diciendo “nosotros enterramos al nazismo”. Y entre ellos también hubo ex combatientes —partisanos judíos como de otros grupos antinazis—. Y no pocos de ellos habían sido reducidos a un número tatuado en un brazo, la piel colgante, los cuerpos exangües y las almas doloridas… el sufrimiento que sus caras, sus cuerpos, su existencia lleva por siempre y para siempre pudo por esta noche esbozar una sonrisa elocuente, un gesto de admiración y reconocimiento por las tropas aliadas vencedoras en 1945.

Festejo y tristeza

El primer orador de la noche, fue el Sr. José Moskovits, Presidente Honorario de Sherit Hapleitá y Vicepresidente de la Federación Mundial de Ex Combatientes Judíos, Ex Partisanos y Ex Prisioneros de Campos de Concentración.

Recordó José Moskovits la alegría y el estado de exaltación por la liberación en la mañana del 18 de enero de 1945, cuando en la Budapest en la que él se hallaba, ingresaban vencedores los rusos. Recalcó la celebración de las fechas del 8 y 9 de mayo, en las que gracias a la victoria de las fuerzas aliadas, dejaron de estar a merced del “comando del infierno”, como llamó a los nazis.

“¡No hay palabras para agradecer este regalo! Pero no todos estaban en condiciones de festejar y bailar porque esa alegría venía acompañada de una profunda tristeza…”, señaló.

Los justos

Recordó el orador los días del dominio nazi, citando un par de episodios en los que la vida y la muerte de personas dependían de la ayuda externa. El primer episodio evocado fue en la París ocupada por los nazis, cuando el destino fue Auschwitz para la madre y la supervivencia para su bebé; y, otro, personal, en Budapest. Así, reconoció como “Justos de la Humanidad” a la jovencita francesa que salvó a aquel bebé; y al policía húngaro que con un artilugio lo salvó a él mismo de morir a manos de los temibles “S.S.” nazis.

“Éstos son los Justos sin Nombre, que también recordamos hoy”, sostuvo, emocionado. “Seguramente entre los sobrevivientes aquí presentes, hay cientos de historias similares, sin saber quiénes fueron sus salvadores”, agregó.

Alerta

Mencionó la existencia actual de negadores de la Shoá, señalando al Presidente de Irán como el principal líder de éstos. Recordó también que éste se ha burlado de los asesinados en los campos de exterminio, y dada su explicitada necesidad de revisión de la Shoá, lo llamó a ir a los lugares donde se levantaron dichos campos. Alertó asimismo sobre la posibilidad de Irán de fabricar armas nucleares y destacó que ya los países vecinos temen el temible “apetito imperialista iraní”. Por ello, convocó a los cuatro ex aliados a que nuevamente se unan junto a los demás países democráticos para oponerse, antes de que sea tarde, a esta fuerte amenaza.

Seis velas

Y ese mayo de 1945 se vivió y se respiró en esta noche de mayo de 2007 en la que el tiempo parecía detenerse en el auditorio de la AMIA —reconstruida luego de otro salvaje atentado de las rémoras de aquel vencido nazismo—. Sobre todo en cada momento en que un par de sobrevivientes acompañado por funcionarios de los países aliados, de Israel y de los “Justos de la Humanidad” subieron al estrado para encender una a una, las seis velas. Cada vela era un millón de muertos… Causa escalofrío pensarlo, y hasta uno debe sumar fuerzas para sólo tipear esta frase. Y un funcionario, un mandatario de un país como Irán hoy se siente con ínfulas para hacer gala de la ignorancia y en imberbe provocación de pandillero, decirle al mundo su original idea de que la Shoá no existió (no existió para él, que bien puede encogerse de hombros mirándose en el espejo de su opacidad).

Pero sí existió para estos hombres y mujeres de Sherit Hapleitá que día a día brindan con su presencia, con sus declaraciones, con sus libros y con sus actos el testimonio que como sobrevivientes se sienten moralmente obligados a dar. A dar por aquellos seis millones, a brindar su voz a los que quedaron sin voz y sin vida. Pero allí estuvo el reconocimiento de todos. El homenaje en esas pocas velas (¡cuántas vidas aniquiladas!), y también en la presencia de las naciones que hoy asumen una postura de esclarecimiento y de combate frente a lo que fue el nazismo y frente a quienes quieran hoy revivirlo.

Reconocimiento

En esta noche la emoción tuvo también picos muy altos, con sólo ver subir al estrado a los sobrevivientes junto a los diplomáticos de países para encender cada una de las velas. Allí estuvieron los Estados Unidos (por su ministro consejero, Michael Matera, representando al embajador, Earl Anthony Wayne) y Francia (por su muy aplaudido embajador, Frédéric Gabriel Charles Baleine du Laurens), el Reino Unido (por su embajador, John Hughes) y Rusia (por su embajador, Yuri Korchaguin), Israel (por su ministro consejero, Modi Efraím) y por los “Justos de la Humanidad”, el embajador de Dinamarca (Henrik Bramsen Halin). En un gesto de reconocimiento por la generosa actitud protectora que tuvieron con los judíos el pueblo y el monarca danés (Cristian X), todo el público presente —sobrevivientes en gran mayoría— brindó unánime un cerrado y muy afectuoso aplauso a Dinamarca.

Aplausos

El acto contó en sus intervalos con la música idish y la de los pueblos aliados, ejecutada por la “Iosl Wakstein Klezmer Band”, que animó diferentes momentos a lo largo de una noche tan particular. Asimismo, el conocido periodista radial Shaul Hochberger fue el encargado de anunciar cada paso del acto y de dar lectura a las diferentes adhesiones que llegaron —y fueron muchas—. Entre éstas, la de la senadora Dra. Cristina Fernández de Kirchner que expresó:Sabiendo del inmesurable sufrimiento padecido por el pueblo judío y de las millones de personas que perdieron su vida bajo el régimen nazi, es mi convicción que la Memoria impedirá que estas atrocidades se repitan. Es por ello que adhiero a este acto que reconoce, no sólo la victoria de los Aliados sobre la Alemania nacional-socialista, sino también el triunfo de quienes lucharon y pudieron sobrevivir a una política de terror y muerte”. Sus palabras fueron muy aplaudidas por los presentes. También llegaron mensajes –entre otros- de los gobernadores de Santa Fe, Tucumán, Salta y otros funcionarios provinciales y de la ciudad de Buenos Aires, del Cardenal Jorge Bergoglio y de la Embajada del Brasil. El ministro de Educación, Ciencia y Tecnología, Lic. Daniel Filmus cuya presencia estaba programada, se excusó de no poder arribar, siendo sustituido por un funcionario de su cartera. También llegaron a las fibras más sensibles las notas de adhesión de distintas agrupaciones de ex combatientes —entre ellos, de la Asociación de Ex Combatientes Polacos, la Asociación Francesa de Ex Combatientes, la “Royal British Legion”—.

Victoria de la vida

En su discurso, el embajador en la Argentina, de la Federación Rusa, Sr. Yuri Korchaguin, sostuvo que el 9 de mayo “reviste singular importancia en el calendario de las fechas memorables de la humanidad”. Remarcó que “penosas pruebas que habían tenido que sobrevivir los pueblos de todo el mundo, han demostrado la grandeza del espíritu humano, han dado numerosos ejemplos de heroísmo, proezas individuales y genuino patriotismo”.

El Embajador de Rusia en la Argentina, sostuvo que: “La Segunda Guerra Mundial ha tenido realmente una influencia trascendental. Ha sido no sólo un enfrentamiento global que ha superado por su escala todos los conflictos armados anteriores de la historia mundial. El resultado más importante de aquella guerra no fue simplemente el triunfo de una coalición de Estados sobre la otra. En el fondo, ha sido la victoria de las fuerzas creadoras y de civilización sobre las fuerzas de destrucción y barbarie, la victoria de la vida sobre la muerte”.

Señaló que en la Segunda Guerra Mundial no sólo colisionaron distintos intereses de los Estados, sino “concepciones diametralmente contrarias e irreconciliables sobre los fundamentos básicos de la existencia humana”. Enfatizó el Sr. Korchaguin que los campos de la muerte con sus cámaras de gas y sus crematorios “fueron una muestra de lo que traía consigo el fascismo y qué futuro auguraba para el mundo entero el así llamado ´orden nuevo`”. Calificó como “inconcebible” que “los seres humanos hayan sido capaces de perpetrar semejantes masacres y de caer en una demencia tan abismal”.

Proeza

“Hoy recordamos y rendimos nuestro homenaje a todos aquellos que han sido exterminados a sangre fría y con inédita ferocidad por el nazismo”, manifestó. Y expresó que: “Declinamos nuestras cabezas ante decenas de millones de ciudadanos de distintos países que han sobrevivido el infierno de los campos de concentración, otros que han sido torturados y fusilados o han muerto de hambre y enfermedades...”, para agregar que: ”Declinamos nuestras cabezas ante las víctimas del Holocausto, ante todos los mártires de aquella guerra antihumana desatada por los nazis...”.

Recordó con énfasis “la proeza inmortal de los ejércitos de la coalición antihitleriana que quebraron la columna vertebral del fascismo, a los valientes soldados de Gran Bretaña, Francia, Estados Unidos, Polonia y de muchos otros países”. Subrayó asimismo “qué precio terrible y desmesuradamente alto ha pagado nuestro país por esta victoria: ¡veintisiete millones de vidas humanas!”. Destacó el papel decisivo en el trunfo sobre el nazismo de “nuestro ejército multinacional” citando a los generales Cherniajovsky que era judío, Rokossovsky, polaco y Bagramián, armenio.

Asimismo resaltó que “los resultados de la contienda han influido profundamente en el desarrollo de las relaciones internacionales” y que los elementos del ordenamiento que siguió luego, aún hoy “siguen siendo trascendentales para la causa del resguardo de la paz y la seguridad” del mundo.

Peligro

Si previamente José Moskovits alertó sobre los planes iraníes al negar la Shoá, el embajador ruso en nuestro país, Sr. Yuri Korchaguin señaló también otro peligro, que es el de quienes todavía hoy pretenden aleccionar a los pueblos en la doctrina nazi. “No tenemos el derecho moral de subestimar este peligro”, enfatizó. Dijo que actualmente “en algunos países de Europa oriental, entre ellos Estonia y Letonia, hay intentos de heroíficación del nazismo: se organizan marchas de los veteranos de las `S.S.`, se colocan monumentos en su honor”. Y llamó a “adoptar una actitud de suma responsabilidad frente a los intentos de ensalzar el nazismo” y frente a quienes brindan un “trato vandálico” a quienes justamente fueron los vencedores del nazismo.

Reclamó frente a esto la solidaridad de los pueblos de todo el mundo, para vivir en paz, libertad y un “ordenamiento internacional justo y democrático”.

Concluyó resaltando que “la derrota sobre el fascismo, que tanto ha costado a la humanidad, debe servir de lección a las futuras generaciones” para que nunca más el mundo pueda sufrir dicha “peste”. Sus palabras recibieron un emotivo aplauso de la concurrencia.


Derechos Humanos

A su turno, la presidente del INADI (Instituto Nacional contra la Discriminación), Dra. María José Lubertino, consideró auspicioso que el Gobierno haya declarado este acto “De Interés Nacional” y en “el marco de su lucha por la plena vigencia de los Derechos Humanos y contra toda impunidad”, al tiempo que recordó declaraciones en este sentido del Presidente de la Nación, Dr. Néstor Kirchner y de la senadora, Dra. Cristina Fernández de Kirchner, en este último caso, ante el Comité Judío Norteamericano.

La oradora subrayó que los atentados en Buenos Aires contra la embajada israelí y contra la AMIA demuestran que a sesenta y dos años de la Shoá “sigue vigente la necesaria lucha contra el antisemitismo y demás manifestaciones racistas y xenófobas”. Entre otros conceptos, la Dra. Lubertino designó a la Segunda Guerra Mundial como “la mayor tragedia provocada por el hombre a lo largo de toda su historia”, mencionando en ella la tentativa del sistemático exterminio del pueblo judío. Se detuvo en los creativos aspectos de la cultura idish en la Europa oriental y los frutos que dieron a través de diferentes personalidades, nombrando a Sholem Aleijem, Bashevis Singer, Mendelsohn, Buber, Guershom Sholem y Walter Benjamin.

Lógica racista

Se refirió a la Shoá, señalando que a casi dos siglos de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, “en el corazón mismo de Europa, donde habían desarrollado su vida y su cultura” serían condenados a muerte por “el sólo hecho de detentar una cultura y una religión distintas”.

Dijo también que aquella fue una lógica racista “llevada al paroxismo” y que “imputa a la diversidad y a la diferencia —que siempre fueron las fuentes del progreso de las civilizaciones—, la culpa de su crisis y la amenaza de su disgregación”.


Política oficial

También destacó que la lección de la Shoá implica que “debemos asegurar en la memoria de las nuevas generaciones la necesidad de combatir toda forma de odio basado en cualquier tipo de diferencia”.

Y, la Dra. Lubertino llamó asimismo a que “desde la sociedad civil y desde el propio Estado se desarrollen claras políticas de lucha contra el racismo, el antisemitismo, la xenofobia y toda manifestación de discriminación”, concluyendo que “la lucha por la memoria de los hechos del pasado que configuraron violaciones flagrantes a los derechos humanos o de crímenes contra la humanidad, es parte indisociable de esta política”.


No estamos solos

A renglón seguido, se dirigió al público la Lic. Diana Wang, Presidente de Generaciones de la Shoá, que brindó un muy emotivo discurso. Entre los conceptos salientes pueden citarse los que siguen.

“Es bueno saber que por fin no estamos solos. La humanidad seguirá estando en problemas si, entre otras cosas, el tema de la Shoá es solamente un tema judío”, remarcó enfática.

A continuación, Diana Wang realizó un excelente retrato de la situación en aquellas horas de la deslumbrante victoria. Los judíos festejaban el hecho como un segundo nacimiento, había ocurrido un verdadero milagro, remarcó la disertante. “Un milagro que parecía imposible —subrayó—: El Reich de los mil años, ya no cumpliría otro”, continuó. Y describió cómo los otrora lustrosos uniformes nazis habían dejado de serlo, y hasta muchos se hacían pasar por judíos para salvar sus vidas.

Enseguida describió el cuadro de situación entre los judíos. No había lugar para una alegría plena, advirtió: “estaban ocupados en encontrar un destino a sus vidas”. Deambulaban por aquella Europa devastada con sus economías aniquiladas, tratando de sobrevivir cada día. Surgía la temible pregunta por los familiares, la ansiosa búsqueda de sus nombres en las listas de los supervivientes que poseían distintos organismos. La amplia mayoría debió soportar la peor información: ellos ya no estaban.

Sin un lugar

Muchos se propusieron volver a los que habían sido sus hogares. No había cómo. Pero los que lo lograron, se toparon allí con nuevos moradores quienes los recibían de mala manera, y les negaban el paso. “Pronto se hizo claro que volver era peligroso”, sostuvo. Todavía habría asesinatos a judíos, como en Kielce en 1946, recordó Diana Wang.

Inglaterra cerraba el destino lógico de los judíos —Eretz Israel— y el resto del mundo continuaba también “sin tener lugar para ningún judío”, remarcó.

Y en valiente párrafo, denunció: “Ningún país dio albergue a los perseguidos, seguían con sus puertas cerradas. Lo realizado en los campos de batalla no tenía correlato en el campo de lo cotidiano. Los judíos, liberados del nazismo, seguían prisioneros del mundo que no tenía lugar para ellos”.

La incertidumbre y el duelo por quienes ya no estaban, no permitían el festejo.

Y también recordó la Presidente de Generaciones de la Shoá, que “esta celebración que estamos compartiendo hoy, precisó varios años para ser celebrada”. Y recordó que tanto precisó que sobrevivieran los maltrechos sobrevivientes de mayo del ´45 como también que encontraran un lugar donde vivir. Y luego, que la vida cobrase nuevas fuerzas, hasta la conformación de nuevas familias “que siguieran la vida judía en sus corazones”.

Segundo nacimiento

En nombre de los que fueron niños y de los hijos de los sobrevivientes, señaló Diana Wang que “honramos juntos la fecha de lo que podría ser también un segundo nacimiento para nosotros, dado que ninguno de nosotros estaría acá si en aquel mayo de 1945 Alemania no hubiese capitulado”.

En un conmovedor alegato dijo que a ella personalmente le hubiese gustado ver la humillación en esos generales y almirantes de la Alemania nazi que firmaron la capitulación ante la oficialidad aliada. Lamentó que en las fotos donde esto quedó registrado, los que se rendían “no se parecen a las imágenes documentales de nuestros pobres soldaditos en Malvinas entregando las armas, muertos de frío y con sus miradas vacías y mustias”. Estos oficiales derrotados habrían tenido seguramente una buena ducha y un reparador desayuno, a diferencia de “las vergüenzas y la humillación de no tener siquiera el aspecto de un ser humano”, como había acontecido con las víctimas de aquel ejército genocida.


Herederos del dolor

Diana Wang recordó también que debieron firmar esa capitulación en distintos días y ante distintos aliados —los Estados Unidos, el día 7 de mayo; la Unión Soviética el día 9, etc.— y que “los alemanes tuvieron que declararse vencidos varias veces. Lo que nunca será suficiente para nosotros, los herederos del dolor de lo perdido, de nuestras familias y culturas arrasadas y de la tristeza que acunó nuestras infancias”, rematando que “cincuenta millones de capitulaciones no bastarán para salvar a la humanidad del pozo de vergüenza en el que nos han sumido”.

También subrayó que “hoy y aquí recordamos a nuestros muertos arrastrados por el alud del horror, honramos a nuestros padres que han tenido la fortuna de sobrevivir, agradecemos los esfuerzos de los que nos liberaron y liberaron al mundo de un escenario pavoroso”. Y señaló el compromiso por seguir sosteniendo la memoria, y, como segunda generación, fomentar el estímulo de gobiernos e instituciones educativas para que implementen planes pedagógicos que generen ciudadanos responsables y capaces de resistir a la emergencia de falsos profetas y las manipulaciones mediáticas.

Juramento

A continuación hizo uso de la palabra, una sobreviviente de la Shoá, la Sra. Eugenia Unger. Visiblemente emocionada, dijo que cuando llegó el fin de la guerra y de la Shoá, “no sabía si bailar, si cantar, si llorar…”. Recordó que era una muchacha que pesaba apenas treinta kilos, y que le tocó vivir en la calle y pedir limosna durante tres meses. Así, con incontenible emoción, leyó un juramento que entonces hizo:

“Recordar todo y no olvidar nada, en nombre de mis ojos que vieron el Holocausto y cargaron clamores sobre mi corazón agobiado. En nombre de la piedad que me enseñó a perdonar hasta en días terribles cuando perdonar aterra, pronuncié un voto: no olvidar nada, no olvidar nada por diez generaciones hasta que se borre la ofensa toda completamente. Hasta que se desvanezcan todas las humillaciones juro no retomar mi camino mañana sin haber aprendido esta vez nada, que nunca más se vuelva a repetir esta masacre”.

Oportunidad

Luego se dirigió al público, el Dr. Ángel Schindler (Vicepresidente Primero de la DAIA). El dirigente comunitario en su homenaje a los sobrevivientes, incluyó también a aquellos sobrevivientes que no pueden relatar, por “su imposibilidad de narrar lo inenarrable”, recalcando al mismo tiempo que “no perdamos la oportunidad de escuchar a los sobrevivientes, no perdamos la oportunidad de darles testimonio por su coraje y su valentía”. Felicitó a quienes continúan hoy con la difusión y la memoria, y señaló que “debemos alertar y denunciar”, dado que “para ser dignos herederos de un mandato sagrado, debemos recordar y hacer recordar”, enfatizando que recordar es tanto un imperativo moral como un compromiso sagrado.

Construcción

Hizo una reseña de los distintos momentos en que el pueblo judío rinde culto a lo sagrado de la vida y sostuvo que es la responsabilidad de todos participar en la construcción de un mundo mejor (“Tikún Olam”, en hebreo), “en el que no tengan cabida el racismo, el antisemitismo, el odio”.

Destacó asimismo el legado de los mártires, héroes y combatientes que legaron su gesta a todo el pueblo judío.

Pasó revista a distintos momentos de la historia en los que con argumentos diferentes existió un mismo objetivo de persecución a los judíos; que en la actualidad emerge “de ciertos fundamentalismos, bajo el pretexto de antisionismo”.

“Asistimos al vergonzoso espectáculo —sostuvo el dirigente de la DAIA– de quienes pretenden negar la Shoá, abogan por la destrucción del Estado de Israel e incitan a un nuevo genocidio”.

Advertencia

Sostuvo con énfasis que las naciones democráticas deben denunciar sin eufemismos al fundamentalismo terrorista apoyado por el gobierno de Irán y su presidente, y proclamó que “las lecciones del pasado deben constituirse en advertencia”.

También señaló que el desarrollo cultural ayuda pero no siempre es la solución, y el ejemplo fue que el nazismo se engendró en una nación que era cuna de cultura, de ciencia y de filosofía. “¿Cómo ha sido posible —se preguntó— el silencio de tantos gobiernos, de tantas naciones; tanta indiferencia ante el sufrimiento y la persecución?”, al tiempo que convocó en esta ocasión a “recordar la gesta de los combatientes de todas las naciones —muchísimos muertos en acción— que permitieron la derrota del terrible régimen nazi y la liberación de los campos de concentración y de exterminio”.

A su vez, el Dr. Schindler sostuvo que todos debemos recordar la Shoá, de manera análoga a como en el séder de Pésaj evocamos “como si hubiésemos salido de Egipto”.

En su homenaje a los sobrevivientes, les dijo: “Ustedes nos enseñan todos los días el valor de la dignidad, del compromiso con lo más elevado de la condición humana, del coraje y la determinación que evidencian cada día, a pesar de todo”.

Recordar

El último de los disertantes, fue el Presidente de la AMIA, Sr. Luis Grynwald. Señaló la importancia de la memoria en la identidad y la reconstrucción del pasado, valiéndose gráficamente de un film que exhibe la manipulación de la memoria y la fascinación del olvido.

También graficó valiéndose de una canción popular idish que por generaciones los padres cantan a sus niños, en la que se les pide –y exige— recordar. Asimismo, recordó pasajes de la Hagadá de Pésaj, como aquel que dice que “en cada generación se levantarán contra nosotros para hacernos desaparecer”. Y, al respecto, sostuvo Luis Grinwald que “hay quienes quieren aferrarse a la idea de que esta frase ya no tiene vigencia” y que también hay quienes pretenden creer que seguramente se ha saciado el odio antijudío con los seis millones de muertos en la Shoá.

Retorno de una pesadilla

Con enérgica actitud el presidente de la AMIA dijo que estas posturas son equivocadas y que ese “odio caníbal” ha despertado “en tierras islámicas, en Europa e incluso en América”, rematando: “La pesadilla más larga del mundo, está de regreso”.

Sostuvo el presidente de la AMIA que la memoria es un recurso de identidad “que posibilita la construcción de un proyecto de vida basado en el respeto, la celebración de la diversidad, el intercambio constructivo de ideas y el diálogo fértil”.

Afirmó que “hoy y aquí”, la AMIA está junto a los integrantes de Sherit Hapleitá “asumiendo la responsabilidad que nos cabe como miembros activos de esta comunidad y de la sociedad argentina, no sólo con relación al tratamiento del pasado, sino también de su presente y su futuro”.

Concluyó afirmando que: “Tenemos la obligación y el compromiso de recordar el mal que ha sido consumado y de denunciar al que se está recreando en cada momento en distintos lugares del planeta. Negarlo es fingir ceguera, pretender ser sordos y continuar enmudecidos”.

La voz de todos

El final del acto tuvo el digno corolario del emotivo y valiente canto —en idish— del himno de los partisanos judíos, alzándose con especial fuerza la voz de los sobrevivientes. Ellos alzaron su voz por los que murieron en Auschwitz y Dachau, en Treblinka y Babi Yar y en tantos otros campos, guetos, ciudades y bosques.

En esta noche, todos sentimos que volvimos a ser liberados, que volvimos a derrotar al monstruo nazi.

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2021 Mundo Israelita