Inicio
 
Un lugar con historia, en Venecia Imprimir E-Mail
lunes, 19 de octubre de 2009
Génesis del nombre Gueto (Ghetto)
Por Moshé Korin

Fue en septiembre-octubre del año 1962, cuando a Israel todavía se viajaba, generalmente, en barco, que hice esa travesía de Buenos Aires a Nápoles, y viajando hacia  Génova, donde nos embarcamos hacia Israel, hicimos varias escalas en distintas ciudades de Italia. Posiblemente, la que en ese momento más me llamó la atención, fue Venecia. Lógicamente, años después la volví a visitar dos veces. Esas vivencias, más datos que recabé, trataré de compartir en esta nota.
Esa es una ciudad de iglesias y palacios que flotan en el agua, como muchos montones de merengue. Flameante de color y luz, es renombrada  por su “Piazza di San Marco”, cúpulas fantásticamente teñidas, Tizianos y Tintorettos, encajes e intrincados cristales. Pero escondido en la esquina noroeste de Venecia, hay un hogareño y sombrío patio que dio la palabra gueto al mundo.

Fue aquí, en el “Campus de Ghetto”, en 1515, que el  Dux de Venecia proclamó que los judíos de la ciudad serían segregados de la sociedad cristiana, excepto en asuntos de finanzas e impuestos.

Y fue aquí, en dos noches en 1943 y 1944, que la población judía de Venecia, fue alineada contra la pared de ladrillo y transportada a los campos de concentración nazis de Europa Oriental. Seis millones de judíos murieron en el Holocausto. Ocho mil fueron de Italia. Doscientos fueron de este gueto.

Esa pared de ladrillo está aún coronada por un viejo alambre de púa. El único agregado, son siete paneles de bronce en bajo relieve, hace años, para recordar a los judíos que murieron en los campos.

Este gueto, un vecindario que lleva el nombre de una armería del siglo XIV, es poco conocido, incluso en Italia. Recibió cierta atención, cuando se transmitió un  documental en 1980, escrito y producido por Regina Resnik, con el título “El histórico gueto de Venecia”, y que repasaba cinco siglos de vida judía en esa ciudad.

Ubicado en el borde de Venecia, el gueto está lejos de los lugares turísticos tales como El Puente Rialto, El Palacio del Dux, y las playas y casinos del Lido. Para llegar allí, es necesario un buen mapa de la ciudad. No hay señales que indiquen el camino. (Por lo menos hasta hace unos doce años atrás, cuando la visité por última vez).

El vecindario está limitado por dos lados, por el agua, y en otros dos, por muros. El acceso,  entonces y ahora, se logra en bote o a través de dos angostos pasajes, que pueden ser sellados por portones.

Luego de andar a tientas a través de un laberinto de oscuridad, angostos pasajes, uno se encuentra en un patio oval interno. Esta plaza de unos 40 metros en su parte más larga, en el centro del gueto.

 

500 judíos y 5 Sinagogas

El patio está pavimentado con grandes piedras chatas y rodeadas por las casas más altas de Venecia, edificios de seis y siete pisos. Los judíos, a quienes se prohibía habitar en áreas fuera de su pequeño territorio, resolvieron el problema simplemente construyendo hacia arriba.

Como todo en Venecia, los edificios se inclinan y parecen tener una tenue relación con la gravedad.

El lugar es solitario, el ánimo sombrío. Dos bancos se encuentran frente al muro. Un viejo pozo está cerrado por una cubierta de hierro.

Hay unos pocos negocios: una carnicería, una panadería, un local con letrero de neón, con la Estrella de David. Vende artículos religiosos a los 500 judíos que aún residían en el área del gueto; así como también, a los pocos visitantes que allí llegan.

Adyacente al patio se encuentra la “Schola Grande Tedesca”, la sede comunitaria de los judíos alemanes, construida en 1528. Agradablemente restaurada, contiene una bimá desde la cual habla el rabino. La ornamentada Sinagoga Española – una de las cinco del gueto – es aún utilizada para los servicios religiosos.

Hay pocos visitantes en este patio, de esta – atestada y turbulenta – ciudad que aún comercia con la fama y el poder de los Duces y nobles marinos de la República Serena

(o Sereníssima).

En el eje del gueto, al borde de una de las mayores ciudades de Italia, todo era silencio, salvo las voces del pasado.

 
Mercaderes de Venecia

Venecia ha tenido siempre judíos. Judíos romanos huyendo; huyendo de las oscuras épocas sin ley, estaban entre los primeros habitantes, cuando fue organizada la comunidad de los mercaderes y artesanos en el año 627.

Venecia creció y prosperó y también su comunidad judía. Vinieron en oleadas. Luego de los romanos, vinieron judíos de Alemania y Francia. Luego siguió una tercera ola desde el Levante, mercaderes en especias, sedas y perfumes. La cuarta ola eran judíos que huían de la Inquisición  en Portugal y España y comenzó en los años 1400.

Los judíos eran poderosos, pero estaban rígidamente controlados. Ellos podían financiar barcos con tesoros hacia el Este, pero estaban obligados a regresar al anochecer al barrio judío de la ciudad. Originalmente, éste estaba en una isla próxima a Venecia, Giudecca, que tomó su nombre de los judíos (originalmente se llamaba Spialunga).

Cuando creció la población por los refugiados de la Inquisición, la comunidad judía fue trasladada hasta el sitio de una abandonada fundición llamada “Ghetto” (en italiano el sustantivo “getto” significa fundición de metal; el verbo “ghettare” o “gettare” significa fundir hierro. El gueto de Venecia fue establecido en etapas, alrededor de la fundición).

Los venecianos – no sólo segregaban a sus judíos – sino que aparentemente inventaron la idea de una vestimenta especial para marcarlos. Al principio fue un sombrero amarillo; luego, uno rojo.

Pero la actitud de la ciudad era ambivalente. Los judíos eran  de suprema importancia para Venecia. Ellos controlaban gran parte del comercio de las especias, lanas, azúcar y sedas, y eran irreemplazables como banqueros.

Juzgando por informes de la época, eran respetados también, como gente de educación y fineza, y consultados por su sabiduría, tan frecuentemente, como por su habilidad para las finanzas.

Las reglas que regían a los judíos, eran a menudo pasadas por alto, por lo que durante el día se los veía en las calles de la ciudad, especialmente comerciando cerca del viejo bosque en el Puente Rialto.

Aparecen frecuentemente en pinturas venecianas del Renacimiento, haciendo sus negocios por calles y palacios. Aparte de alguna protesta ocasional de los católicos ultra - religiosos, los venecianos, con una larga historia de comercio con el Medio Oriente, no se referían a los judíos con el salvaje fanatismo común en Europa de entonces.

 

Guetos compulsivos

En verdad, antes que fuera fundado el gueto veneciano, había comenzado una reforzada segregación de judíos en otros lugares del mundo cristiano. Aparentemente, los primeros guetos compulsivos surgieron en España y Portugal a fines de los años 1300. La ciudad de Frankfurt creó un vecindario segregado en 1460. La razón dada: la fe de los cristianos sería debilitada por la presencia de los judíos.

Dentro de los guetos, los judíos eran mayormente autónomos, con sus propias cortes legales y su propia cultura. Afuera, usaban sus “distintivos” y obedecían las leyes de la comunidad dominante.

El gueto de Venecia fue proclamado el 10 de abril de 1515. El contrato que el Dux de Venecia hizo con los judíos, les dio libertad para practicar sin perturbaciones su religión, así como garantías contra daños físicos. A cambio, ellos pagaban pesados impuestos y estaban sujetos a enormes restricciones en el comercio. Y les estaba prohibido mezclarse y casarse con cristianos.

Regresaban al gueto por las noches; las puertas eran cerradas con llaves. Estaban restringidos a dos profesiones: prestamistas y vendedores de ropa usada. No obstante, el gueto veneciano dio  al mundo famosos rabinos, banqueros, médicos, poetas, músicos, químicos, astrónomos y pintores.

 
Desde Shakespeare a Hitler

Probablemente, la expresión más famosa de las relaciones entre Venecia y sus judíos sea la de Shakespeare en El Mercader de Venecia. El personaje Shylock, enfrentado con su distinto status, resume la hipocresía de la vida: “¿No tiene un judío ojos? ¿No tiene un judío manos, órganos, dimensiones, sentidos, afectos, pasiones? ¿Alimentado con el mismo alimento, herido con las mismas armas, sujeto a las mismas enfermedades, curado por los mismos medios, con calor y frío, en los mismos veranos e inviernos, como lo es un cristiano?”

Durante tres siglos, los judíos permanecieron confinados en el gueto. Eso terminó el 10 de julio de 1797, cuando –por orden de Napoleón – los judíos y cristianos  marcharon hacia los portones del gueto desde sus respectivos lados y derribaron las barras de hierro.

Como siempre, sin embargo, la vida de la judería veneciana dependía de los avatares de Venecia: cuando fue cedida a Austria a fines de 1797, los judíos perdieron derechos y fortunas; cuando Napoleón gobernó a comienzos de 1800, algunos derechos fueron restaurados; el hundimiento de fortunas venecianas en el siglo XIX   significaba tiempos duros para la clase mercantil. La plena ciudadanía no llegó para los judíos italianos hasta que Víctor Emmanuel II proclamó una nación unida en 1868.

La segregación fue restaurada cuando los alemanes ocuparon Venecia en 1943. En esa época, una cantidad de venecianos arriesgaron sus vidas para esconder judíos en sus casas.

El grueso de la población judía, sin embargo, fue rodeada por los alemanes y la policía fascista italiana y devuelta al gueto.

Las puertas fueron instaladas nuevamente. Los judíos permanecieron allí hasta que fueron enviados a los campos.

Italia fue liberada de la ocupación alemana el 25 de julio de 1944, una fecha celebrada ahora como fiesta nacional. En 1980, en el 36º aniversario de la liberación, por primera vez, la población de la ciudad de Venecia llenó el pequeño Campo del Gueto para observar la instalación e inauguración de un monumento recordatorio. Con los años se fueron repitiendo actos similares.
 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita