Inicio
 
Rosh Hashaná, un llamado a la esperanza y un nuevo comienzo Imprimir E-Mail
martes, 29 de septiembre de 2009
Un nuevo nacimiento. Un volver a ser humano entre tanta inhumanidad, destrucción e indiferencia.

 Serán esos los difíciles pero esperanzados objetivos que millones de judíos en el mundo buscarán al acercarse a las sinagogas en este nuevo año, en el Rosh Hashaná 5770 que comienza hoy.


“Dos veces nace una persona. Una contra su voluntad, la otra ejerciendo su libertad. Una por manos ajenas, la otra por decisión propia”, dice el apasionante y profundo relato del rabino Elimelej bar Shaul, que vivió hace cientos de años, pero cuyo mensaje está tan presente en nuestras vidas del siglo veintiuno como de seguro debía estarlo en aquellos tiempos remotos.

El antiguo mensaje es estremecedor, y muy claro: cada principio puede ser un renacimiento, siempre y cuando los hombres decidan por sí mismos darle un sentido superior a sus vidas, por encima de la frivolidad, los intereses materiales y las mezquindades de todos los días. Por encima del instinto de muerte del que hablaba Sigmund Freud. Optando y eligiendo la vida, como nos enseñaron nuestros sabios desde los tiempos bíblicos hasta la actualidad.

En este Rosh Hashaná, el pueblo judío mira el futuro con esperanza. Esperanza para que en el Medio Oriente pueda comenzar a transitarse un camino de diálogo sincero y profundo entre israelíes y palestinos, pero también entre judíos y musulmanes, entre laicos y religiosos, entre pacifistas y partidarios de poner a la seguridad como prioridad número uno del Estado hebreo. Un Estado que tanta sangre y tanto sacrificio demandó a sus fundadores, y que hoy, a los 61 años de existencia, sigue de pie, extendiendo su mano de paz hacia los vecinos árabes.

Esperanza también para la comunidad judía argentina. Esa comunidad golpeada por el terrorismo internacional, pero también por el antisemitismo creciente en funcionarios y sectores de izquierda. Una comunidad que intenta, con creatividad y fuerza de voluntad, seguir dejando su impronta en la sociedad argentina. Ejemplos de ese esfuerzo están presentes en la vida cultural, social, económica y política del país, y también dentro de la vida comunitaria. Una vida que, a pesar de las endémicas crisis económicas que sacuden a la Argentina, y que afectan en especial a las clases medias, sigue siendo fecunda, como cada día los demuestran las escuelas de la red judía, la ayuda social a los desamparados y desvalidos que encara la AMIA, las actividades relacionada con las artes y la vida social que permiten mantener siempre encendida la llama del judaísmo argentino.

Esperanza no es, por cierto, ingenuidad. El mundo interior, ese que cada uno de nosotros puede encender con su decisión, también depende del contexto. Un contexto que muchas veces no ayuda a pensar en una convivencia armónica entre los seres humanos.

En el Medio Oriente, Irán sigue esparciendo su veneno antisemita apenas disfrazado de antisionismo. Su presidente sigue alentando el odio a los judíos, jamás se retractó de sus pedidos de “borrar del mapa a Israel” y su imbécil negación de los horrores de la Shoá.

El Presidente iraní tiene, por cierto, un valioso aliado en la Venezuela de Hugo Chávez. El mandatario venezolano también es una amenaza para el pueblo judío, un pueblo al que no entiende y, por lo visto, al que tampoco quiere entender. Al que mira como un enemigo, como parte de un imperio que sólo existe en su imaginacion, al que hay que hostigar sin descanso. Chávez dice una cosa a los líderes judíos mundiales cuando se reúne con ellos, y otra cuando toma decisiones que afectan la libertad de los judíos venezolanos. Es un deber de las democracias sudamericanas limitar las agresiones del chavismo hacia la comunidad judía del país caribeño, como lo es condenar cualquier expresión antisemita o antisionista (que vienen a ser sinónimos) que se dé contra los judíos en la Argentina.

El penetrante sonido del shofar volverá a estremecernos durante estas fiestas. Ojalá ese llamado nos ayude, podamos despertar nuestras conciencias y vivir vidas más significativas, ayudando al prójimo, entendiéndolo, siendo parte de su dolor pero también de su esperanza en un porvenir venturoso.

“El primer nacimiento es la salida del cuerpo materno hacia el mundo exterior. El segundo nacimiento, el regreso a la propia esencia”, agrega el rabino Bar Shaúl. Todo un bello y apasionado resumen de lo que cada uno de nosotros buscará al entonar Unetane Tokef, Kol Nidré o Ashamnu, recordando a quienes ya no están, y comprometiéndonos a continuar su legado con nuestras propias acciones cotidianas. Shaná Tová u Metuká para todos.
 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita