Inicio
 
Historia de una Festividad Judía: “Tu Beav” — Día del Amor Imprimir E-Mail
lunes, 24 de agosto de 2009
Por Moshé Korin

Se celebraba antiguamente en Israel, el día 15 del mes de Av (en el año 2009 cae el 5 de agosto) Se conoce como “Tu Beav”, ya que las dos letras hebreas que forman la sigla “Tu” suman un valor numérico de 15. Esta festividad tenía un carácter muy particular, pues en sus expresiones se mezclaban motivos nacional-religiosos, sociales y de las tareas agrícolas. Sin embargo, a través de las generaciones, fue cayendo en el olvido. Sólo un lejano eco llega hasta nuestros días, especialmente por la gran cantidad de ceremonias de casamiento que suelen efectuarse en esta fecha.
Descripción

Nuestras fuentes literarias no nos explican la esencia de la festividad, pero sí nos ofrecen su descripción. Así, dice Rabán Shimón ben Gamliel: “No tuvo Israel festividades comparables a la de Jamishá Asar Beav (el día 15 del mes de Av) y la de Iom Hakipurim (después del ayuno); en las cuales las jóvenes de Jerusalem salían vestidas de blanco con ropas prestadas, para no avergonzar a las que no las tenían mejores; y salían las jóvenes de Jerusalem a danzar en las viñas”. (“Mishná”, “Taanit” IV, 7).
En la naturaleza

La fecha del “Tu Beav” en el hemisferio boreal coincide con el final de la vendimia y del verano. Por ello, se supone que los agricultores la destacaron especialmente. También hay una explicación de los sabios del Talmud, que sostien que a partir del “Tu Beav”, se suspende la tala de árboles destinados a alimentar el fuego en las ceremonias del culto realizadas en el Templo de Jerusalem.

A su vez, muchos investigadores suponen que el “Tu Beav” fue la transformación de una vieja fiesta pagana vinculada a la naturaleza, que se celebraba en las viñas como parte del culto a la tierra y a los vegetales.

 
En la sociedad

A esta celebración, el Pueblo de Israel le agregó nuevos matices. Éstos se refieren al afincamiento en su país, al fortalecimiento de los lazos entre las distintas tribus y a las relaciones fraternales entre los diferentes estratos de la sociedad, como también a la supresión de las barreras socioeconómicas entre sus miembros. En tal sentido, el tratado talmúdico de “Taanit” refiere que a los jóvenes arribados para elegir esposa, las danzarinas les decían: “¡Joven, eleva la mirada para ver bien lo que eliges!” “¡No te dejes llevar solamente por la hermosura!”.

En algunos textos muy antiguos se denomina a esta Festividad, como “Jag Habetulot” (“Fiesta de las Doncellas”).

 
En la historia

Nuestros sabios fijaron los orígenes de esta festividad en distintos sucesos, históricos o legendarios, de antigua data. En todos ellos aparece un hecho determinante en el 15 de Av, y ese hecho sería el atribuible al comienzo de esta Festividad. Largos argumentos para desarrollar en esta nota, simplemente los enumeraremos. Así, hay quienes remiten al Cuarto Libro del Pentateuco donde el día 15 de Av es aquel en el que cesa la mortandad de una generación condenada a morir en el desierto; otros nos hablan de que éste era el día en que se permitían los  matrimonios intertribales; y están los que vinculan la fecha al último rey de Israel, Oseas, quien en este día quita la prohibición de las peregrinaciones a Ierushalaim (Jerusalem).

Se comprueba así cómo desde tiempos muy antiguos, el “Tu Beav” es útil para estrechar lazos de amistad y de familia entre las diferentes tribus, y para fortalecer la unidad del pueblo en su conjunto.

 
Del Templo al exilio

En la época del Segundo Templo también se registraba una particular ceremonia en el 15 de Av, día de cese de la tala de árboles. Asimismo, luego de la debacle del aguerrido ejército de Bar Kojba que en el año 132 de la Era Común encabezó la insurrección contra Adriano, fue ese el día en el que se anuló el maligno decreto que prohibía la sepultura de los heroicos soldados judíos caídos en Betar.

Ya en el exilio (“Galut”, diáspora) el Pueblo de Israel se vio alejado de las tareas agrícolas durante siglos. El “Tu beav” quedó entonces relegado como festejo jubiloso; de su primitivo carácter alegre, sólo quedó la prohibición de pronunciar en ese día oraciones fúnebres.

 
Fiesta del Amor

Finalmente, en el Israel de nuestros días, la Celebración que nos ocupa ha recibido un nuevo nombre: la “Fiesta del Amor” . Ésta se caracteriza por la gran cantidad de bodas que se celebran en este día tan especial.

Es asimismo, el día en que se presentan espectáculos para jóvenes al aire libre y a la luz de la luna, las parejas son agasajadas y reciben obsequios, al tiempo que se acostumbra a bailar. Sobre este último punto, es interesante concluir la nota recordando la expresión del Rabí Aharón de Karlin: “Muy meritoria es la danza, pues al bailar, el ser humano se eleva un palmo por encima de lo terrenal y se aproxima a Dios”.

 

Reglas para el amor

Con motivo del 15 de Av (“Tu beav”) salió al mercado un libro de obsequio pequeño y entrañable que intenta enseñarnos cómo mejorar nuestra vida de pareja.

 

El libro se llama “Las diez reglas para las relaciones”, y fue escrito por la Dra. Kathrin Cardinal, consejera de parejas de California. Cardinal sostiene que en la era moderna y tecnológica, en la cual es posible comunicarse en forma electrónica con todo el mundo en cuestión de segundos, nuestra capacidad de comunicarnos de verdad, de establecer una comunicación auténtica con personas que se encuentran en nuestro entorno inmediato, va en disminución. En el libro propone diez reglas que habrán de sanear nuestras relaciones y mejorarlas.

    *

      .Regla número 1: consoliden la relación sobre un suelo firme. A fin de obtener la sensación de estabilidad, fidelidad, resistencia de la relación ante las crisis,  es preciso construir una relación sobre una base sólida y estable. A tal fin, se necesitan cuatro cosas: comunicación (dedicar tiempo a conversar, escuchar, expresar necesidades y sentimientos, no lastimar, no juzgar); compromiso (comprensión de que ambos miembros de la pareja están mutuamente comprometidos y no abandonarán el buque en momentos de dificultad); una cosmovisión compartida (no tiene que ser totalmente igual, sino bastante parecida) y confianza (la capacidad de ser uno mismo, sin tener la sensación de ser juzgado, criticado o visto con suspicacia). El amor, afirma la autora, se encuentra en cada uno de estos cuatro componentes.
    *

      .Regla número 2: muéstrense tolerantes frente a las carencias de vuestra pareja. Al comienzo de la relación, todo en la pareja parece perfecto; mas con el tiempo salen a la luz los defectos, y cada uno comprende que “aun la rosa más bella tiene sus espinas”.

Debemos aprender a amar a las personas incluso cuando no son exactamente perfectas, afirma la Dra. Cardinal. Para eso es necesario diferenciar entre las carencias que podamos aceptar con amor y aquellas que son críticas, que no podremos tolerar. Si se sabe esto de antemano, se puede evitar entablar una relación con una pareja que tiene alguna carencia que resulta crítica a nuestros ojos. A veces, estas carencias salen a la luz con el tiempo, y entonces hay que decidir si separarse o intentar conversar las cosas y ver si es posible cambiarlas.

    *

      .Regla número 3: definan vuestras funciones de manera clara. Por lo general, la necesidad primera del varón es sentirse “respetado”, y la de la mujer, “amada y protegida”. Obviamente, se pueden invertir estos roles; pero lo que importa es que la asignación de los mismos se haga en forma consciente, y que sea acordada entre ambas partes, de modo de evitar luchas por el poder o una sensación de vulnerabilidad y falta de seguridad. 
    *

      .Regla número 4: no miren hacia el pasado. Nuestra conducta actual se origina en más de una ocasión en acontecimientos de nuestro pasado (traumas vinculados a los progenitores, hermanos, amigos, maestros u otras personas allegadas). El hecho del pasado influye sobre nuestra percepción del presente, la deforma y nos lleva a cometer errores de juicio y reacción. Generalmente no somos conscientes de esta influencia; por ende, si se descubren reaccionando de una manera irracional ante determinadas situaciones, vale la pena consultar a un psicólogo y comprender cuál es el hecho lejano que ocasiona esto. Desde el momento en que existe la conciencia, el comportamiento cambia; en el momento en que se remueven los enojos del pasado, el presente y el futuro son mejores y más optimistas.
    *

      .Regla número 5: aprendan a escuchar. Toda persona escucha a otra a través de “filtros” o “máscaras” que creamos con los años. El problema es que dichos filtros alteran la información que captamos. Por ejemplo, si su pareja les dice: “pienso que la olla grande sería mejor para cocinar pasta”, y a ustedes les suena como “usa la olla grande, pedazo de idiota”, cabe suponer que a ustedes frecuentemente los llamaban idiotas durante vuestra infancia. Sólo cuando se escucha sin filtro, podemos oír lo que se dice de verdad. Por lo tanto es necesario adoptar una forma empática y considerada para escuchar a la pareja, procurando oír qué dice verdaderamente, y no aquello que nos parece que dijo. 
    *

      .Regla número 6: libérense de la furia. Los pequeños desbordes de furia son naturales en una relación; ello no obstante, cuando se trata de desbordes de furia intentos, causan un daño que en ocasiones no es posible reparar. Las parejas que experimentan tales desbordes deben recurrir a un tratamiento. Otras, que deseen evitar llegar a una situación semejante, deben saber hablar el uno con el otro sin endilgarse culpas, reproches o buscar defectos. Es necesario crear un “espacio seguro”, en el cual se pueda decir la verdad sin temor. 
    *

      .Regla número 7: no codicien el césped del vecino. La envidia por las cosas que tienen los demás, o que nosotros creemos que tienen, es un problema frecuente. La envidia nos hace ver la realidad de manera deformada. El hombre alto de ojos bonitos nos parece un príncipe encantador al lado de un marido bajo y calvo. La mujer con grandes habilidades culinarias de un compañero de trabajo parece una diosa en comparación con una esposa que no sabe cocinar. En casos semejantes, no vemos los defectos y carencias que sí existen en aquellas mismas personas, y vivimos con una sensación de desdicha con relación a nuestras parejas. Un único compañero no puede contener dentro de sí todas las cualidades ideales que nosotros quisiéramos, pero debemos aprender a valorar lo bueno que hay en él, disfrutar de sus buenas cualidades, y recordar la diferencia entre fantasía y realidad. 
    *

      .Regla número 8: estén de acuerdo con no estar de acuerdo. No podemos evitar las diferencias de opinión, pero debemos aprender a controlarlas. Toda persona debe preservar su  propio “yo”, y al mismo tiempo respetar la sensación de yo de la pareja. Si alguno de los miembros de la pareja con frecuencia renuncia, transige y anula sus deseos ante la voluntad del otro, se encontrará finalmente frustrado y enojado. Las diferencias de opinión y los conflictos son parte integral de una relación sana, y frente a ellos hay que mostrarse tolerante y comprender que cada cual tiene derecho a sostener su opinión. Si existe respeto mutuo entre los miembros de la pareja, no temerán pelearse y discutir, expresar puntos de vista opuestos, y al mismo tiempo seguir apoyándose y amándose. 
    *

      .Regla número 9: déjense guiar por sus deseos. A menudo las personas comienzan las relaciones con grandes esperanzas, una emoción intensa y la expectativa de concretar un sueño. Con el tiempo, la vida se encarrila; es necesario hacer frente a la rutina, los hijos, el dinero, la familia, y la pasión desaparece. Muchas personas se sienten decepcionadas a raíz de esto, y la dinámica de pareja se resiente. Pero se puede reavivar el fuego inicial, restituir  la armonía y el respeto mutuo, y devolver el deseo a la vida. A tal efecto es importante que cada miembro de la pareja se desarrolle, no pierda sus deseos interiores, puede experimentar felicidad y realización a partir de un pasatiempo o del trabajo, y no sólo de la relación. 

En cada uno de nosotros existe una parte que nos pertenece solamente a nosotros, y debemos cuidarla y desarrollarla, expresar nuestros talentos naturales. Si cada uno de los miembros de la pareja sabe reconocer su deseo interior y cultivarlo, la relación mutua habrá de salir fortalecida.

      .Regla número 10: acepten la vida tal como es. Existe en las personas una capacidad innata para recuperarse, renovarse, permanecer en movimiento contra todas las probabilidades, de florecer a pesar de todos los obstáculos. Hay personas que son así por naturaleza, y otras que deben esforzarse más para serlo; pero en todo caso resulta conveniente adoptar una actitud positiva ante la vida, y entonces crecen nuestras posibilidades de lograr relaciones exitosas y saludables.

Se puede considerar la vida como una salida a unas largas vacaciones, en las cuales decidimos de antemano que vamos a pasarla bien y disfrutar, tanto si llueve como si se pierden las valijas. Hay que aprender a aceptar la vida tal como es, con lo bueno y lo malo que hay en ella. No se puede pedir que la situación cambie milagrosamente; hay que obtener el máximo de lo que el mundo tiene para ofrecernos, tomar la iniciativa, apañárselas; optar por pasos saludables; afrontar lo inesperado; agradecer por lo que se tiene, y alentar a vuestra pareja a que haga lo propio.
 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita