Inicio
 
Luchar contra el yugo del antisemitismo es una obligación del pueblo judío Imprimir E-Mail
lunes, 06 de abril de 2009

Nuevos desafíos personales y colectivos llegan junto con Pésaj, la eterna festividad de la libertad que los judíos de todo el mundo celebraremos a partir del miércoles próximo.
Más allá del encuentro familiar y social que nos impone el Séder, y que tiene como cálida y emocionada sede cada hogar e institución comunitaria, la festividad que mejor representa la batalla eterna del pueblo judío contra la esclavitud y el antisemitismo nos interpela hoy sobre el estado de esas luchas, en Israel y la diáspora, con énfasis en nuestro país.

Israel, está de más aclararlo, vive horas difíciles. La lucha contra el terrorismo palestino, la amenaza de estados fundamentalistas como Irán, y la incomprensión de buena parte del mundo libre, son cargas difíciles de llevar para los habitantes de Israel y también para sus gobernantes.

El camino de la libertad, bien lo sabían Moisés y su hermano Aarón como protagonistas de la liberación de Egipto, es muy difícil de encontrar. Obstáculos, piedras, y senderos borrosos se interponen entre un pueblo y su deseo de realización.

Tal vez algo de esto quedó evidenciado con las últimas elecciones en Israel, en el que la opinión pública quedó dividida casi en partes iguales entre partidarios de acelerar las conversaciones con los palestinos, y aquellos que priorizan la seguridad de cada ciudadano israelí por encima de las concesiones territoriales.

Con todo, y en otra muestra de cultura democrática, Israel ha elegido otra vez a sus gobernantes. El flamante primer ministro, Biniamin Netaniahu, asumió esta semana con elogios a aquella gesta de Menajem Beguin y su par egipcio, Anwar El Sadat, que hace tres décadas dejaron de lado el odio y el “no se puede”, y firmaron la paz. “Hicieron posible lo imposible”, dijo Netaniahu en un discurso ante la Knéset, y anticipó de alguna manera los lineamientos que su gobierno seguirá con el objetivo de alcanzar algún entendimiento posible con los palestinos. Hasta último momento, el dirigente de Likud intentó lo imposible: una acuerdo con sus rivales de Kadima y el laborismo para conseguir un gobierno de unidad y, a la vez, no depender del todo de los partidos de la derecha religiosa y el partido Israel Beteinu, que representa los intereses de los inmigrantes rusos en Israel. Consiguió ese objetivo de forma parcial, con el apoyo del líder laborista Ehud Barak y diputados que le responden, pero la iniciativa fue más que valiosa y debería ser imitada por los próximos gobiernos del Estado judío.

El veterano presidente de Israel, Shimon Peres, fue enfático en ese sentido. Destacó "la continuación de las negociaciones con cada uno de los vecinos, para desarrollar oportunidades económicas regionales". Nada cambiará, a pesar de las críticas y pronósticos de los agoreros y malintencionados de siempre, en lo que hace a la disposición de Israel para encontrar la paz con los palestinos, en el contexto de lo que el veterano presidente denomina “un acuerdo de paz regional” y no limitada a un sólo conflicto bilateral.

De hecho, no serviría de mucho alcanzar un acuerdo con la Autoridad Nacional Palestina, Hamas, con Siria, Hezbollah o incluso con Irán. Si no se aborda la problemática en su conjunto, cualquier solución parcial será sólo eso: un parche que no traerá a Israel lo que realmente desea: paz y seguridad.

El conflicto con Hamas en Gaza trajo consigo una ola de antisemitismo mundial apenas disfrazado. Aquí en la Argentina no estamos mucho mejor: a las amenazas y escraches contra representantes israelíes y de la comunidad judía se sumaron declaraciones de funcionarios del Gobierno en los que se señala al Estado hebreo como único responsable de las muertes en el conflicto bélico.

El ataque a Eduardo Elstain, o las manifestaciones frente a la embajada de Israel protagonizadas por grupos de izquierda, tienen envoltorio antisionista, pero son claramente expresiones antijudías. Conviene, como lo están las instituciones centrales del judaísmo argentino, estar atento frente al crecimiento de estos grupos, no sólo en lo que hace a la cantidad de sus adherentes, sino también en el predicamento de sus ideas.

Dice el Séder de Pésaj que los cuatro hijos (el sabio, el tonto, el malo y el que no sabe preguntar) estarán sentados cantando “Le dor va dor”, recordando que cada uno de nosotros fue esclavo en Egipto. Nos corresponde a todos los judíos del mundo, entonces, luchar contra el yugo del antisionismo y el antisemitismo, en cada uno de nuestros países y lugares. Para poder ser libres y, a la vez, seguir siendo quienes somos.

 
< Anterior

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita