Inicio
 
Netaniahu busca un gobierno de unidad para Israel Imprimir E-Mail
miércoles, 25 de febrero de 2009

Dos semanas después de las cruciales elecciones generales, Israel tiene un poco más claro su futuro político. Será Biniamin Netaniahu, y no Tzipi Livni, quien rija los destinos del país durante los próximos años, a pesar de la leve ventaja que la actual canciller le sacó al ex primer ministro del Likud luego del conteo final de los votos.

En las últimas horas, Netaniahu volvió a demostrar que es un político pragmático, sin prejuicios ideológicos a la hora de conformar un gobierno que pueda afrontar con éxito los enormes desafíos económicos y políticos que se vienen. En un interesante giro, le ofreció-hasta ahora sin éxito-a Livni y al laborismo de Ehud  Barak que se incorporen a su gabinete, y aclaró que no quería quedar prisionero de los reclamos de los partidos de ultraderecha que le dieron su apoyo para que pueda formar gobierno en las próximas semanas.

La gestión de Netaniahu, propia de un político hábil que ha sobrevivido a mil batallas en el siempre pantanoso tablero político israelí, tiene varios objetivos. En primer lugar, es una señal hacia dentro de una sociedad atomizada y dividida, tal vez como nunca, en lo que hace al camino a seguir en referencia al proceso de paz con los palestinos. “Con Netaniahu también se puede negociar”, afirmó el titular de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmoud Abbas, ni bien se conocieron los primeros resultados de las elecciones israelíes, como para despejar dudas.

La segunda señal es hacia afuera, y más especialmente hacia la nueva administración norteamericana que encabeza el demócrata Barack Obama. A pesar de que su pasado lo condena a los ojos demócratas-en su anterior gestión congeló los avances en el proceso de paz y priorizó la seguridad luego de cruentos atentados de Hamas en territorio israelí-Netaniahu ya envió señales conciliadoras a la administración norteamericana. De hecho, el inminente viaje programado por la ex primera dama y actual secretaria de Estado, Hillary Clinton, al Medio Oriente, tiene como objetivo acelerar las negociaciones, estancadas luego del conflicto bélico entre Israel y Hamas en la franja de Gaza.

Más allá de las señales hacia dentro y fuera de Israel, la elección hecha por Netaniahu y partidos como Israel Beteinu, de Avigdor Lieberman, que representa a los inmigrantes rusos llegados al país en las últimas décadas, habla a las claras de un deseo de “normalidad” que no se ha podido lograr, a pesar de los esfuerzos realizados por las últimas administraciones, encabezadas por Ariel Sharón y Ehud Olmert. Durante sus gobiernos, estos dirigentes, provenientes del Likud, fundaron Kadima y de inmediato pusieron en marcha la salida de Gaza, combatieron a Hezbollah en el Líbano y apuraron todo lo que pudieron las negociaciones con Abbas, el sector moderado y dialoguista del mundo palestino.

No consiguieron, ninguno de los dos, traer seguridad al ciudadano común. Es ese, y no otro, el mensaje que la ciudadanía envió a la clase política, más allá de los sesgados y absurdos análisis de la izquierda boba argentina, que tilda de “giro a la derecha” al una vez más ejemplar proceso democrático en Israel.

Al margen del conflicto y las eventuales soluciones que podrian surgir de una negociación seria con la ANP, Netaniahu deberá enfrentar no pocos desafíos.

La crisis financiera mundial que afecta al mundo entero, y la amenaza nuclear iraní son los principales obstáculos a la vista para Israel. Pero no es un tema menor el peligroso aumento de las expresiones antisemitas en distintos lugares del mundo, incluída la Argentina. Desde Dubai, dónde se prohibió que la jugadora israelí Shaar Peer participara de un torneo de tenis, hasta Buenos Aires, dónde se escracha a empresarios de origen judío “por dar apoyo a los sionistas” y se hacen marchas contra Israel, parece haber renacido un estado de locura colectiva, por ahora embrionario, pero preocupante. La amistad entre el régimen teocrático iraní y el venezolano Hugo Chávez-cada vez más tolerante con las expresiones y ataques antisemitas en su país-es un signo de preocupación mayúsculo en nuestro continente. La combinación ente la crisis económica y la búsqueda de un enemigo que sirva como chivo expiatorio de todos los males ya es trístemente conocida por los judíos de todo el mundo.

Algunos gobiernos dan pasos valientes. La decisión de echar del país al cura lefevrista Wiliamson, que negó la existencia de las cámaras de gas y minimizó la Shoá, es un claro punto a favor del gobierno argentino. Una bocanada de aire fresco ante tanto preocupante aumento de la sinrazón en un mundo que parece ir a la deriva en materia económica, social, y moral.

 

 

 

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita