Inicio
 
De Silvia Plager:“Las damas ocultas del Greco” Imprimir E-Mail
jueves, 04 de diciembre de 2008
Por Moshé Korin
La imagen de un gran artista de antaño siempre nos llega en el presente de un modo cristalizado en sus obras. Las obras perennes, a veces traslucen para el ojo atento un rasgo del artista que las creó, pero la intimidad no se nos es develada. La vida que ha transitado aquél, que ya no pertenece a este mundo, se mantiene en una esfera opacada por sus creaciones que forman parte de la historia del arte.

Es por ello que cuando un escritor, en este caso una escritora, se adentra en los acontecimientos, avatares y sentimientos de un artista, que sin duda los ha plasmado en su singular obra pictórica, estamos frente a una invitación literaria e histórica. Este es el caso de Silvia Plager y su última novela: “Las damas ocultas del Greco”.

Enrolándose dentro del género de la novela histórica, la experimentada pluma de Plager se sumerge en la historia de la vida del llamado “Greco”(Creta 1541-Toledo 1614), así como también en los tiempos de la historia de Europa de aquel entonces. De este modo la novela que nos brinda, posee un doble valor: por un lado retrata la época en la cual la Inquisición poseía todo el poderío de decisión entre la vida y la muerte de los seres; por otra parte, nos revela la vida interior del que sigue siendo un pintor admirado.

El eje principal que utiliza la autora para dar cuenta del vivir del Greco y la vida en la España de 1570, son las mujeres. Figuras de suma importancia en la existencia del pintor, pero que además corresponden a un tema de preferencia en Silvia Plager, cuya escritura en este campo está por demás ejercitada y sensibilizada. Plager no sólo por ser mujer, sino además como escritora sabe incursionar y transmitir las sensaciones, las controversias, los arrebatos, los anhelos y sufrires propios de lo femenino.

Tal vez no fueron innumerables las damas del Greco, pero aquellas que ocultas marcaron su vida y sus propias vidas, fueron suficientes, pues él no logró forjar un hogar, sino que sus lazos amorosos se fueron diluyendo en un vivir, que con el tiempo lo surcaría de angustias y pesares que se traslucirían indudablemente en su obra.

“El Greco llevó su mano al pecho y la dejó allí como si comprometiese el corazón en lo que iba a decir y en lo que iba a callar. Los dos dedos del medio juntos, los restantes separados: postura que adoptaban la mayoría de los personajes de sus cuadros y que la posteridad, sin que él lo sospechase, intentaría develar.”

El lado oculto de la mano en el pecho, ese gesto condensado, es desenhebrado por Plager en la novela. Deshilvanado a partir de los dilemas que atraviesa el artista, los personajes que se entraman en su vida y el momento histórico en el que debe transitar.

Estrella: la dama que más debe ocultar

Si bien el principal foco de la novela gira sobre el Greco y sus amores -entendiendo por ello, tanto sus amadas mujeres, como su arte-, hay un personaje que aún si secundario al protagonista, su historia es un riel narrativo por demás importante en el transcurso de la obra. Se trata de Estrella, quien va a parar al servicio doméstico del Greco, pues su primo la ha seducido y sus tíos la han inculpado y echado de su casa. Estrella es marrana (judía conversa), su padre debió huir a causa de la Inquisición, que además le expropiara todas las posesiones de la familia.

Estrella espera con ansia su regreso, luego esperará también que su amado que huyó por los mismos motivos que su padre de las macabras garras de la Inquisición, mande a buscarla tal como lo prometió. La desilusión y la desesperanza hacen que Estrella se arroje a los brazos del pintor. Tiempo después nacerá un niño, ella lo llamará Isaac -como su padre- silenciosamente, sólo para su fuero íntimo, callando para protegerlo. El devenir del pequeño, el secreto que porta su existencia, no será revelado hasta el final.

Las últimas páginas de la novela son de sumo interés en términos narrativos, pues se trata de un inesperado giro, un gran remate, podríamos decir. Una serie de acontecimientos hacen que la desembocadura de la vida de Estrella cambie por completo y de su largo penar resurja la luz.

Cabe destacar que en toda la novela el suspenso se mantiene como un hilo tenso que llama a la avidez de su lectura, pues los capítulos quedan abiertos en su desarrollo y se intercalan las diversas historias de acontecimientos y personajes, que configuran una trama dinámica, manteniendo una expectativa constante sobre aquello que ocurrirá.

El hombre detrás del Greco

La vida del que fuera luego el Greco estuvo plagada de derroteros penosos. Nacido en Creta como Doménikos Theotokopoulos, su madre había muerto al parirlo, su padre comerciante, las más de las veces ausente, también fallece cuando él era pequeño.

Arribó a España con su “Alegoría de la Liga Santa” y cartas de recomendación bajo el brazo. Allí devino el Greco y pagó su precio. Primero dejó atrás en Grecia a Helena, su primera esposa. Vivió bajo el yugo que le imponía La Inquisición que desde hacía un siglo, reinaba en España, cuya red era tan profunda en su poderío que subyugaba cada gesto que por más íntimo que fuera, se volvía público y hacía que cualquiera se tornara sospechoso.

En España, Jerónima de las Cuevas será su gran amor, sin embargo habiendo quedado embarazada del Greco en una furtiva noche pasional, y no habiendo respondido él a su responsabilidad por temor a que la Inquisición se enterase de su anterior matrimonio, es recluida por su familia en un convento y su hijo Jorge Manuel entregado al pintor.

“El murmullo del viento le trajo la voz acariciante de Jerónima, el débil llanto de su hijo...Y le reprochó haber abandonado a su esposa adolescente, haber preñado a una mujer condenándola a un destino no elegido por ella, haber callado cuando debió haber hablado y hablado cuando debió haber callado...”

La trama de dolores del Greco, la subsistencia, el poder reinante, las ansias de reconocimiento y su peso, así como los de aquellos seres que lo rodean, es relatada con una sensibilidad digna de una escritora que busca adentrarse en lo humano, más que en el efecto de la biografía del artista famoso.

“Un pintor no era un mero artesano, sino alguien al que se le otorga un don que significa simultáneamente premio y castigo.”

La escritura de Plager

La pluma de Plager nos muestra, una vez más, su versatilidad al poder adentrarse en una minuciosa y esclarecedora descripción de un auto de fe de aquellos que poblaban las plazas en el 1570, tiempo en que transcurre la historia. La autora también se muestra habilidosa en dibujar escenas de sensualidad que poseen el característico sello propio.

El marco histórico está trabajado desde sus personajes, desde las consecuencias que implica para la vida de cada uno de ellos, las renuncias, las decisiones, el tener que ocultar identidades y secretos que se vuelven perpetuos grilletes del alma.

No es de asombrar la calidad de la novela, pues Silvia Plager es experimentada escritora de obras de ficción. Su anterior novela “La rabina” fue finalista del premio Planeta. Comenzó su carrera en ficción en 1982, con “Amigas”, le siguió una serie ininterrumpida: “Prohibido despertar” (1983), “Boca de tormenta” (1984), “A las escondidas” (1985), “Alguien está mirando” (1991), “Mujeres pudorosas” (1993), “La baronesa de Fiuggi” (1998), “Nostalgias de Malvinas” (1999) y “Vernet, caballero de las islas” (2005), escritas en coautoría con Elsa Fraga Vidal.

Su escritura no se detuvo frente a otros géneros. Escribió el libro de ensayos “Nosotras y la edad” (2001), y dentro del campo del humor “Al mal sexo buena cara” (1994) y “Como papas para varénikes” (1994).

Ha colaborado con los diarios “La Opinión”, “La Prensa”, “Clarín” y “El Cronista”. En las revistas “Puro cuento”, “El cuento” (México), “Noaj” (Israel), “Claudia”, “Davar”, “Para Ti”, “Vosotras”, “Perfil”, “Acción”, “Raíces”, entre otras.

Entre los galardones que la distiguieron, podemos mencionar: la mención como Mujer destacada en el Ámbito Nacional por la H. Cámara de Diputados de la Nación (1994) y la medalla de mérito por la Comisión Permanente de Homenaje a la Mujer Bonaerense (2002). También obtuvo el Premio Corregidor (del Diario del Río de La Plata), el Tercer Premio Municipal y la Faja de Honor de la SADE.

Qué más podría agregar, sino que nuevamente las páginas de su última novela están a la altura del excelente historial literario de la Plager.

 

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita