Inicio
 
Rubéola Imprimir E-Mail
jueves, 04 de diciembre de 2008

Ciencia/Salud

Una puerta abierta al conocimiento 

Por la Dra. Corina Schvartzapel

Durante los meses de octubre y noviembre de 2008 el Ministerio de Salud de la Nación realizó la Campaña Nacional de Vacunación contra la Rubéola y el Síndrome de Rubéola Congénita (SRC) destinada a varones de 16 a 39 años de edad.

La vacuna fue gratuita y se aplicó en hospitales, centros de salud, vacunatorios, unidades sanitarias, salitas barriales y dispensarios.

En el año 2006 hubo otra Campaña Nacional de Vacunación contra la Rubéola para mujeres de 15 a 39 años. En aquella oportunidad  fueron vacunadas casi 7 millones de personas que representó el 98% de la cobertura administrativa para el país.
La presente Campaña de 2008 tuvo por objeto mejorar la prevención de las mujeres embarazadas al vacunar a los hombres de 16 a 39 años de edad; en la actualidad son los únicos susceptibles de contraer rubéola. Hoy los menores de 16 años están vacunados; ya que en 1998 la inmunización se incluyó en el calendario de vacunación.
Por otro lado, los mayores de 40, en su gran mayoría han padecido rubéola con síntomas o sin ellos
La vacuna Doble Viral  protege contra la rubéola y también contra el sarampión. Por esta iniciativa, además, se consolidó la erradicación del sarampión, enfermedad de la que el país está libre desde el año 2000. La vacuna es altamente segura y efectiva. Hay estudios que demuestran que persisten anticuerpos específicos durante 14 años tras la inmunización.
Vacunación y Vigilancia Epidemiológica
La acción  llevada a cabo por el Ministerio de Salud de la República Argentina fue muy apropiada, ya que la rubéola considerada una enfermedad viral inocua tiene carácter teratógeno (daño al embrión de la mujer gestante). Significa que si durante el  embarazo  se expone a la enfermedad hay un riesgo de que el producto de su embarazo contraiga el síndrome de rubéola congénita (SRC), cuyas consecuencias pueden ser el aborto espontáneo o terapéutico, el bajo peso al nacer o algunos defectos congénitos como la sordera, la ceguera, las anomalías cardiovasculares y, en ocasiones, la muerte prematura.
Por otro lado, los costos del programa de prevención se estiman en 7% del costo total de la atención y rehabilitación de los casos de SRC
Una cuidadosa revisión de los datos sobre la rubéola y el síndrome de rubéola congénita (SRC) reveló que antes de la introducción de la vacuna en los programas de inmunización en América nacían cada año más de 20 000 niños con SRC, aunque no haya habido grandes epidemias. 
A partir de esta importante información, se ha demostrado claramente que la rubéola y el SRC constituyen grandes problemas de salud pública cuyo impacto económico en los presupuestos gubernamentales justifica tomar medidas de control y de prevención en materia de enfermedades prevenibles por vacunas que la OPS recomendó poner en práctica como una iniciativa regional orientada a prevenir la rubéola y el SRC.
La iniciativa se centra en dos áreas: la adopción de estrategias adecuadas de vacunación y la vigilancia epidemiológica. La primera está orientada a introducir la vacuna contra la rubéola en los esquemas nacionales de vacunación y a facilitar el control y la prevención de esta enfermedad y del SRC. La segunda se encamina a establecer un sistema de vigilancia epidemiológica que sea sensible, sencillo y eficaz tanto para el sarampión, como para la rubéola y el SRC, en el cual se usen técnicas adecuadas para hacer el diagnóstico por laboratorio y aislar el virus causal.
Debería efectuarse una prueba serológica  a todas las adolescentes, a fin de determinar si posee anticuerpos o si estos son suficientemente protectores. De modo que si no lo fueran, la vacunación evitaría el aumento de los casos de patologías embrionarias provocadas por la rubéola. 
Rubéola
Es una enfermedad viral que afecta a niños y adultos. Se caracteriza por la aparición de manchas rosadas que se inician en la cabeza y luego descienden al resto del cuerpo, acompañadas por fiebre y aumento del tamaño de los ganglios, especialmente en el cuello y detrás de las orejas.
El virus (descubierto en 1962) que está relacionado a la rubéola se aloja en la nariz y la garganta. Cuando la persona infectada habla, tose o estornuda lo expulsa al aire. Las personas que se encuentran cerca pueden inhalar el virus y contagiarse al igual que si comparte o toca objetos contaminados con las secreciones de personas infectadas.
Se conoce las fases del desarrolla de la enfermedad. Podemos decir que hay un período de incubación sin síntomas que dura de 14 a 21 días. Luego aparece la fase sintomática con fiebre moderada, agrandamiento de los ganglios y la aparición de una fina erupción de color rosa  que empieza en  la cabeza y luego se extiende y generaliza. A los 2 o 3 días desaparece el rash cutáneo. Más tarde, durante 1 a 2 semanas surge el período de convalecencia, donde el individuo pasa por un estado de astenia (debilidad, pérdida de fuerza),  que se manifiesta sobre todo en adolescentes y adultos.
El detalle del desarrollo de la rubéola permite, junto a otros datos, un diagnóstico diferencial con otras patologías como el  Sarampión, la Escarlatina, la Mononucleosis infecciosa y las reacciones alérgicas. Estas suelen ser similares a la rubéola pero la falta de cronología en el desarrollo de los signos, síntomas y los antecedentes de alergia del individuo, o de su exposición a alérgenos, más los datos epidemiológicos orientan el diagnóstico. 
Rubéola congénita
El SRC afecta al 90% de los recién nacidos de madres infectadas durante el primer trimestre del embarazo
A partir de la semana 16 de gestación, el riesgo de malformaciones disminuye y raramente se manifiesta luego de la semana 20. La discapacidad asociada al SRC genera serios trastornos en la calidad de vida en los niños afectados y sus familias.
El virus relacionado a la rubéola tiene una acción antimitótica (afecta el proceso por medio del cual el cuerpo crece, es decir no permite la división celular para el desarrollo del embrión) en tejidos muy especializados como el ojo, el oído y el miocardio. Por ello el recién nacido tiene manifestaciones clínicas que incluyen afecciones de la visión, cardiovasculares, del oído, del sistema nervioso central y otras   patologías. Es necesario tener presente, por la posibilidad de contagio a personas susceptibles, que  después del nacimiento y hasta los 10 a 12 meses de vida  persiste la excreción viral del recién nacido.
Epidemiología
Hasta fines del siglo XIX la rubéola no había sido diferenciada de algunas infecciones que también se manifiestan por erupción cutánea (infecciones exantemáticas). En ese entonces se la denominó “tercera enfermedad” para distinguirla del sarampión y de la escarlatina consideradas “primera enfermedad” y segunda enfermedad respectivamente.
Recién en 1941, Gregg reconoció la relación entre la rubéola materna y ciertas malformaciones congénitas.
En 1964 se aprobó la vacuna preparada con virus vivos atenuados en los Estados Unidos de América. Así comenzó un período de muy raras epidemias de importancia en todos aquellos países donde la vacuna es ampliamente usada. Pero provocó un aumento en la sensibilidad a la infección del virus de la rubéola en adultos y jóvenes inmigrantes que provienen de países donde la vacuna no se aplica. Frente a esta situación es fundamental detectar a las mujeres susceptibles a la rubéola antes del embarazo para evitar SRC.  
Conclusión
La edad es el factor más importante de la gravedad de la rubéola. Cuando la rubéola es  adquirida de manera posnatal la infección suele ser inofensiva, y, como en general sucede, en los niños la enfermedad es más leve que en los adultos. En cambio, en el feto el riesgo de desarrollar una rubéola grave es muy alto. Esto implica secuelas importantes en el recién nacido cuando la mujer contrae el virus de la rubéola en la primera parte de su embarazo y, por lo tanto, infecta al embrión a través de la placenta. En algunos niños, cuyas madres tuvieron rubéola durante el embarazo y que en el parto se los consideró normales, tuvieron manifestaciones de rubéola congénita cuando alcanzaron la edad escolar.  Por ejemplo, desarrollaron diabetes mellitus con una frecuencia 50 veces mayor que en niños normales.
En consecuencia,  se debe enfatizar la importancia de la inmunización, sobre todo en mujeres susceptibles en edad fértil que no estén embarazadas y del personal de hospitales, así como de niños y adultos, en especial  los que provienen  de países donde la vacuna no se aplica.

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita