Inicio arrow Las+noticias arrow 4355 arrow Moscú, en pleno ascenso hacia una supermetrópoli
 
Moscú, en pleno ascenso hacia una supermetrópoli Imprimir E-Mail
jueves, 20 de noviembre de 2008
Por Rodolfo Jacobi
Especial, desde Jerusalem
Entre los once millones de habitantes de la capital rusa, actualmente hay más billonarios (mil veces millonarios) en dólares que en Nueva York; los rascacielos son más altos que en Francfort, centro financiero del Mercado Común Europeo; también los bares superan en su estilo a los de Londres. Hace ya cincuenta años que más de un ciudadano de Moscú soño con que su ciudad llegaría a ser la más grande y la más importante. Parece que ahora este sueño se podrá convertir en realidad, el milagro ruso.
La elite económica de Moscú se reune en fiestas organizadas por y para ella en un castillo reconstruido de los tiempos de los zares (el ex Zaryzino) y otros lugares de superlujo y de superelegancia y superprecios. En uno de estos eventos de beneficencia que llamaron “baile de amor” se congregó “la créme de la créme” o sea los que cuentan en la sociedad moscovita de hoy y pueden pagar las abultadas cuentas. Damas “decolletées” provistas de joyas y costosos diamantes y caballeros de smoking y con relojes pulseras Hopard, una exigencia sine qua non para ambos sexos “de categoría”. Esto sí, es difícil encontrar entre esa gente una figura democrática destacada.
El magnate de finanzas Alexis Lebedev adquirió en el remate de lujo a favor de niños carecientes un viaje VIP a Marruecos por 220.000 euros, el rey del Vodka y banquero Rustam Tariko pudo dar el nombre a una nueva creación de orquídeas eligiendo el de su encantadora compañera de la ocasión, donando 320.000 euros; Mario Testino, un fotógrafo de los ricos y de las bellas logra llevar una puja por la participación en un tiro al blanco acompañado por una modelo top a 450.000 euros. Comenta después: “Se ve tan pobre no es esta ciudad”. Cuatro millones de euros se juntaron. En un acontecimiento paralelo en Londres sólo se recaudaron un millón de euros, una clara victoria para los moscovitas. En Occidente sólo con Londres les gusta a los rusos compararse, de otras ciudades ni hablan.
La editora de la revista “Vogue” en Moscú, Alyone Dolezkava de 52 años está satisfecha, uno de los últimos números de la clásica publicación de modas tiene 568 páginas con más avisos que el original francés. La edición alemana parece un cuadernillo a su lado. No hace tantos años que Alyone leyera en una pequeña habitación textos prohibidos de Solshenizyn y que estudiantes pasaron hambre durante todos los años de la labor estudiantil. Alyona pregunta con ironía a sus colegas: “¿Dónde queda Londres?.” Nosotros conocemos Moscú y en Europa por lo menos no hay ciudad que se pueda comparar en energía y ambición. Esta sorprendente capital, que se convirtió de fea, gris y sombría “patita” comunista,  en una supermetrópoli capitalista. Los rusos de hoy tienen un enfermizo afán por lo superlativo; los once millones de moscovitas no tienen ya necesidad de falsificar estadísticas para impresionar al mundo. Las aberraciones y todo lo negativo lo olvidan en su casa para ganar records. El ingreso mensual término medio en Moscú es de 750 euros per cápita (mínimo 175 euros). El palacio del triunfo, el más alto rascacielo habitacional de Europa en el noroeste de la capital rusa con sus 264 metros de altura, realmente “rasca” las nubes. La torre Rossiya en construcción con sus 612 metros superaría todo lo existente en Europa; comenzaron los trabajos en la “Isla de Cristal”, un edificio cuyo total de metros cuadrados será el mayor de la Tierra. Debido a los numerosos proyectos, el costo de los materiales de construcción subió enormente y llega al doble que en otros países. Las inversiones por los ingresos del petróleo, el gas natural y la recaudación impositiva llenan las arcas del Estado. Veinte mil millones de euros cobra la ciudad en este año. En 2001 fue una cuarta parte de esta suma. Moscú, la número uno, así la ven con orgullo en esta capital. La desocupación oficialmente debajo del uno por ciento es más baja que en cualquier capital europea y pronto habrá nuevos records. Posiblemente, en 2010 el presupuesto de Nueva York será aventajado por el de Moscú. El alquiler de comercios en la avenida de esplendor Twerskaya acaba de superar los costos en los negocios de los Champs Elysées en París.
La revista económica norteamericana “Forbes” constató en su edición de marzo pasado que entre los hombres más ricos del mundo hay cuatro rusos. En ninguna ciudad del mundo viven mas que mil veces millonarios (billonarios para los norteamericanos) que en la capital rusa (74 contra 71 en Nueva York y 36 en Londres). Así también los precios de los hoteles de lujo de Moscú sobrepasan todo lo conocido. Una suite en el Ritz Carlton (edificado en el lugar del miserable Tourist Hotel de la era soviética) cuesta por un fin de semana 6400 euros más 900 euros por un desayuno con caviar y una porcion de un vodka especial. La suite ejecutiva en el Four Season Hotel de Nueva York se consigue por menos que la mitad.
Lo que se obtiene relativamente barato son guardaespaldas: cuestan menos que en Occidente, gracias a la abundante oferta de ex agentes de la KGB soviética. Esto vale también para matones “a la orden”. El número de asesinatos es grande en Moscú, fueron mil en 2007. Quinientas mil armas, entre revólveres, pistolas y otras, dan vuelta en la ciudad y hay quienes las usan en cualquier disputa en un restaurante o en un accidente de tránsito. Estos violentos, más que europeos parecen ser del Lejano Oeste norteamericano.
No obstante la relativa buena situación económica, más del diez por ciento de la población vive de un sueldo debajo del mínimo de 175 euros. En general, los comerciantes exitosos son admirados, no importa con qué dudosos medios consiguieron enriquecerse. Durante demasiado tiempo el moscovita vivía imposibles utopías, ahora éste sufre de una mezcla de delirios de grandeza y codicia. En Rusia ya hay mano de obra extranjera, turcos y muchos de las repúblicas de la ex Unión Soviética del Cáucaso. En Moscú ganan más que en Alemania y otros países de Occidente. La policía, tremendamente corrupta, bajo cualquier pretexto detiene a “los negros” y los “alivian” de algún dinero para volver a liberarlos. En Moscú hoy son pocos quienes sienten nostalgia por el pasado. (En el interior del país sí existen más). Pocos se acordaron de Lenin, fundador del comunismo soviético, en el aniversario de su nacimiento en abril;  formaron fila ochenta personas ante los restos embalsamados en el Kremlin; sólo tres eran rusos, cuarenta y cinco turistas de un grupo de Shangai, doce norteamericanos, seis estudiantes alemanes y algunos italianos. En la era soviética tuvieron que alinearse decenas de miles para rendir homenaje al ex jefe, pero la vida de Lenin después de su muerte se acerca al fin; los moscovitas no toman nota ya del gran líder de otros tiempos.
LA PRESENCIA JUDIA EN MOSCÚ
Después del derrumbe de la Unión Soviética muchos judíos y descendientes de judíos comenzaron a emigrar, en primer lugar a Israel y a los Estados Unidos, pero también a países europeos, sobre todo a la República Federal de Alemania. En los últimos años la corriente migratoria llegó casi a un punto muerto por el progreso económico, sobre todo en Moscú, pero también en San Petersburgo. Casi se paralizó el deseo de los judíos de buscar otros horizontes.
No fue fácil obtener datos precisos sobre la vida actual en Moscú. Organizaciones centrales no pudieron o no quisieron dar informaciones precisas. Algunos pormenores conseguimos por una fuente de Jabad, familiarizada con sus trabajos en Rusia. La comunidad judía aparentemente no es pequeña en número, pero sí en conocimientos básicos de judaísmo, sea del idioma hebreo, de la Biblia, de historia judía, de las costumbres, etc., etc. Se estima que hay alrededor de 300.000 almas en Moscú (900.000 en toda Rusia), pero su identificación como judíos se reduce al hecho de saber que tuvieron padres o madres judíos (o sólo madres). Habría entre cuatro y seis escuelas integrales judías. Hay una universidad judía para ciertas ciencias (no de medicina), un seminario para niñas, hay varias escuelas complementarias hebreas. Habría siete sinagogas, seis Yeshivoth  (seminarios para varones), tres de los cuales son de Jabad con 100, 30 y 50 a 100 estudiantes. En Moscú se realiza una regular shejitá (faena) de carne kasher; el destino no es sólo Moscú sino lugares del interior, inclusive las ex repúblicas soviéticas del Cáucaso. Se cuenta con un cementerio judío a media hora del viaje en auto de Moscú con su respectiva Jevra Kadisha. La amplia mayoría de los judíos de Moscú entierra a sus familiares en los cementerios comunes de la ciudad. La vida judía tomó un gran impulso en los últimos años, pero afecta sólo a un pequeño porcentaje de la totalidad de ascendencia judía.  
 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita