Inicio arrow Quienes somos
 

Mundo Israelita Premiado

 La Dra. Corina Schwartzapel ha sido distinguida con una mención especial por el jurado de los Premios Dr. Héctor Bergier que otorga la Asociación Médica Argentina, por el importante aporte a la difusión de los temas de salud que realiza por medio de su columna "Ciencia / Salud - Una puerta abierta al conocimiento".
El acto de entrega de los diplomas, se llevó a cabo el día 10 de Diciembre a las 19 hs. en la sede de la AMA, Santa Fe 1171, 1º piso.
Compartimos este premio con todos nuestros lectores.


Novela policial y comunidad Imprimir E-Mail
jueves, 25 de septiembre de 2008
PARALELISMOS Y SIMETRIAS
Por Ricardo Feierstein
Las categorías de análisis son construcciones abstractas que, sin embargo, resultan funcionales en función pedagógica. Por ejemplo, resulta muy útil encarrilar la enseñanza de la historia del arte o de la arquitectura a través de diversos y consecutivos movimientos estilísticos: egipcio, griego, romano, bizantino, gótico medieval, renacentista neoclásico, barroco, rococó, moderno... Ello construye en la mente del alumno (o el simple estudioso) una sucesión de síntesis formales y coyunturales, casi imprescindibles para memorizar el largo camino de creación humana sobre la tierra.
  Sin embargo, nadie puede afirmar, con seriedad, que en el año 1718 -por citar una fecha cualquiera- finalizó la época renacentista y comenzó la barroca. Los esquemas de aprendizaje son necesarios para situar conocimientos y encolumnarlos con cierto orden nemotécnico. Pero la aprehensión de cada elemento histórico está ligado a un conocimiento mucho más profundo de matices y variaciones, así como de órdenes dominantes (habitualmente coexisten, en cada época, dos o tres estilos contrapuestos: lo que define al momento es la tendencia principal  mayoritaria que se continuará en el tiempo).
Hecha esta aclaración, un amante del género detectivesco -como el que escribe estas líneas- no puede resistir la tentación de establecer paralelismos y simetrías entre la evolución de los textos policiales y algunas instituciones de nuestra comunidad judeoargentina, que parecen demostrar coincidencias. Si así no fuera, el juego de todas maneras es divertido. Como decía Pierre Rosanvallon acerca de la sociedad francesa, nuestro gran problema es que debemos generar grandes conflictos y un imaginario de catástrofe -donde cuentan los proyectos y también la bronca- para llegar a conseguir pequeños cambios. Voilá. No es un mal tema para estos “días de reflexión”.
ANTECEDENTES Y COMUNIDAD ALUVIONAL
Los estudiosos coinciden en señalar como antecedente de los primeros textos policiales, en orden formal, algunos relatos de Edgard Allan Poe en el siglo XIX. De hecho, la estructura del género viene de muchísimo antes, aunque no se definiera en esos términos: basta pensar en las tragedias griegas desarrolladas a través de la figura de Edipo. Todo su impresionante periplo, desde el nacimiento, la vida que le es perdonada por el encargado del sacrificio, la vuelta al solar natal, la consulta con el oráculo, el asesinato de su padre y posterior casamiento con la madre, todo eso sin mencionar las alternativas complejas de su descendencia, permiten entender que estamos en presencia de una estructura de “secreto, crimen, investigación y desenlace” similar al de una novela de detectives. Muchos relatos bíblicos, si uno quiere pensarlo de esa manera, también reflejan, a veces imperfectamente, esta construcción.
En la esforzada simetría que proponemos -siempre con una generación de diferencia, ya que, en cada ocasión, la colectividad judía replica estas características unas décadas después- tenemos al comienzo la implantación de lo que los sociólogos llaman “comunidad judía aluvional”, de origen inmigratorio. De manera imperfecta y con improvisaciones que trabajan alrededor de pruebas y errores, los recién llegados se organizan en barrios específicos y con ayuda mutua, se distinguen por sus pueblos de origen, resuelven sobre la marcha alternativas religiosas y de convivencia, comprenden que, agrupados, pueden peticionar ante las autoridades y recibir a los hermanos que siguen llegando. Hacerlos vivir mejor y, casi enseguida, poder enterrarlos de acuerdo al rito judaico, entonces desconocido en estas tierras.
NOVELA DEDUCTIVA Y COMUNIDAD ORGANIZADA
La línea policial “deductiva” se despliega en los años que separaron los enfrentamientos mundiales del siglo XX. Sus principales exponentes son Sherlock Holmes de Arthur Conan Doyle, Hércules Poirot de Agatha Christie o Philo Vance del culto y talentoso S. S. Van Dine. Detectives desinteresados de todo lo que no constituye el desciframiento del enigma central: descubrir al autor del asesinato que inaugura el texto. Una a una, las pistas posibles son ordenadas, clasificadas, seguidas hasta su consumación o desechadas cuando es evidente su falsedad. Al final, reunidos testigos y sospechosos en el salón comedor o equivalente, el pesquisa irá revelando -a partir de su asombrosa capacidad deductiva (las “células grises” del belga o la inferencias racionales del inglés)- la solución del jeroglífico.
En esta secuencia, el crimen se relaciona con la “anormalidad” del criminal- un ser asocial del exterior- y el detective viene, con su razonamiento, a poner nuevamente orden en un cuadro momentáneamente desquiciado por el mal.
Esto corresponde, en el almanaque, al primer medio siglo de existencia comunitaria judía en la Argentina, que se conoce como la “comunidad judía organizada”. La pionera “Jevrá Kadushá” o “Piadosa Compañía”, dedicada solamente a organizar ritos funerarios, evoluciona lentamente hacia la idea de “kehilá” (comunidad) que trajeron consigo los inmigrantes europeos de sus lugares de origen. Hoy hay que elegir un rabino para evacuar consultas rituales o teológicas, mañana pagar un maestro que enseñe en las colonias judías, pasado mañana garantizar un lugar de reposo y vivienda para ancianos desprotegidos o niños huérfanos, más adelante fundar un Hospital que atienda a los recién llegados en su propio idioma.
En pocos años -y en coincidencia casi simétrica con el señalado fin de la Segunda Guerra Mundial-, la asociación comunitaria central y, luego, las entidades sociodeportivas o asistenciales, van cubriendo con su accionar la totalidad de la vida judía. Vuelven a imponer -símil Europa- un orden social que garantice su vida cotidiana como judíos y apunte a la continuidad del grupo. Como en la novela policial “deductiva”, el mal está afuera (llámese antisemitismo o asimilación) y, al combatirlo -con educación, cultura, observancia religiosa y cooperación- se logra imponer, otra vez, ese “orden” interno que fuera alterado por los factores exógenos.
NOVELA INDUCTIVA Y COMUNIDAD (POS)MODERNA
A diferencia de la anterior, la versión estadounidense del policial -que crece de manera exponencial después del fin de la Segunda Guerra Mundial, como metaforizando la caída del Imperio británico y el surgimiento del nuevo dueño norteamericano- está más enfocado en la problemática individual como representativa del nuevo orden social, que en el de la irrupción de un “diferente” que lo hace tambalear momentáneamente.
Ahora, el “enigma” de la autoría criminal ha desaparecido. Más cercanos al realismo naturalista que a la diversión intelectual de sus homólogos ingleses, los textos de estos nuevos autores (Raymond Chandler, Dashiell Hammet, Patricia Smith) y de sus protagonistas detectives (Phillip Marlowe, Sam Spade, el brutal Mike Hammer) saben desde el comienzo quién es el muerto y quién es el asesino. Saben, también, que en todos los casos el motivo del crimen es siempre el mismo: el dinero, que también mueve la acción del investigador. De lo que se trata, entonces, no es de averiguar si el mayordomo fue el responsable del delito, sino de asistir a la terrible escalada a través de la cual la ambición y el ansia de poder modifican a cada uno de los personajes, hasta hacerlos irreconocibles. Ahora, el “mal” está en la misma sociedad, no afuera. En esta etapa del desarrollo capitalista, sólo se puede visualizar sus consecuencias y estremecerse.
También la organización comunitaria va modificando sus parámetros y se convierte en la “comunidad judía (pos)moderna”, donde desajustes y alteraciones se trasladan al interior de la misma y, a lo sumo, sólo pueden ser descriptas. Por un lado, hijos y nietos de los fundadores ya no tienen tiempo, vocación o preparación como para atender de manera voluntaria el enorme despliegue técnico y financiero que han ido adquiriendo las instituciones. Por el otro, la complejidad de los nuevos desafíos exige contratar funcionarios rentados, con adecuada preparación profesional como para optimizar áreas de labor, ahora distintas y a veces poco comunicadas.
Gradualmente, funcionarios desplazan a  activistas, más preocupados por aspiraciones políticas o complejidades de alianzas y enfrentamiento de fuerzas, así como su vocación -paralela al mundo en que se vive- de gran exposición pública y mediática.
De manera silenciosa, antiguas instituciones se convierten en O.N.G. (Organizaciones No Gubernamentales). Un burócrata apenas ilustrado puede decidir por sí mismo que el contenido cultural y educativo judío que les diera origen ahora languidece, destiñe, se confunde con otras apetencias y necesidades. Los funcionarios poseen, cada vez menos, una formación judía sistemática que les permita enfrentar nuevos desafíos conceptuales. Los políticos se ven desbordados por procesos que apenas comprenden y se limitan a acompañar. Cuando quieren darse cuenta, ya han perdido el control de sus organizaciones que, además, rotan sus dirigentes de continuo- a manos de maquinarias burocráticas que permanecen, siempre.
OTRAS TENDENCIAS Y NECESIDAD DEL DETECTIVE
Existen otras variables posibles del género policial. Las novelas de espías, por ejemplo (desde el inefable James Bond hasta John Le Carrié y los nuevos autores escandinavos). O la línea cubana de los años ’80 del siglo pasado, un muy interesante desarrollo donde desaparece el investigador individual, suplantado por diferentes personajes del pueblo que van observando y acercando los datos que permitirán construir pistas ciertas para dar con el criminal. En todos los casos, como puede intuirse, se trata de representaciones a escala de las estructuras políticas y económicas que les dan origen.
Podríamos decir entonces, de manera esquemática, que la corriente “deductiva” corresponde al período del capitalismo colonial y productivista. El período “inductivo” a las décadas de neocapitalismo liberal, que culmina con las especulaciones financieras más extremas. Sociedad de “yuppies” que provoca, por su extremismo y violencia, una reacción análoga del otro extremo de la ecuación, a través de formas -también violentas- que proponen volver al pasado y fundar una visión ultrarreligiosa y cerrada del universo.
Cambiar la totalidad de la novela que construyen día a día estas estructuras comunitarias implica pensar todavía en una idea de totalidad, tan cara al pensamiento moderno. Quizá llegó la hora de imaginar en una “ruptura” de esa síntesis social que va por el todo o nada. Se trata de cambiar la visión estratégica, para adecuarla a los tiempos que vivimos. “Ya no es posible, más allá de que probablemente nunca fue deseable -opinó el cientista social John Halloway- pensar en una revolución como un proceso de sustitución de una totalidad por otra. La revolución consiste en romper la totalidad e ir pensando desde abajo en como vincular las particularidades, pero sin tener el proyecto de unirlas.”
Habrá que trabajar sobre verdades parciales, segmentos, distintos bloques. Desde los tiempos bíblicos, el pueblo judío fue desplegándose como la coexistencia, no siempre amigable, entre diversas formas de pensamiento y de categoría social de las personas que lo componían. Porque, como solía decir el profesor José Itzigsohn en sus clases: ¿contra quiénes protestaban los profetas bíblicos, sino contra los propios reyes judíos de su tiempo? La necesaria unidad del pueblo, sobre todo en época de crisis y persecuciones, no debe hacer olvidar que está compuesto por individuos de ideas divergentes y, a veces, opuestas hasta la exasperación. ¿Novela inglesa, novela norteamericana, variantes posmodernas? ¿Cómo deberemos contar y/o participar de esta historia?
Quizá necesitemos, con urgencia, un nuevo modelo de detective. Alguien que pueda entender este proceso en su (relativa) totalidad y dilucide si todavía es posible compatibilizar dos visiones distintas y opuestas (una O.N.G. eficientista y vinculada al mundo real en desmedro de la continuidad educativa y cultural, una visión teológica que requiere la existencia de un gueto virtual con leyes propias) ¿O, quizás, deberemos comenzar a pensar la posibilidad de la existencia de colectividades separadas, al estilo norteamericano?
No se trata de ser pesimista. Las épocas de crisis, como saben los chinos y expresan en el ideograma respectivo, son también época de oportunidades. Todo muta, cambia, se convierte en su contrario, vuelve a modificarse, en una sucesión dialéctica que ya vislumbrara el filósofo alemán Hegel. O, como caligrafiara la gran escritora inglesa Virginia Woolf en sus “Diarios”: El futuro es oscuro, que es, en resumidas cuentas, lo mejor que puede ser un futuro”.
¿Para qué escribir sobre ello, entonces? Por una cuestión de estilo, como diría la rusa Lou Andreas Salomé, que alguna vez afirmó: “El estilo consiste en saber sobre las sutiles y secretas relaciones sentimentales que un pensamiento o una palabra pueden despertar en el lector”.
Sobre esa esperanza sobrevivimos los literatos.
 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2020 Mundo Israelita