Inicio arrow Prensa arrow Respuesta al artículo El judaísmo, la cigüeña y el ombligo
 
Respuesta al artículo El judaísmo, la cigüeña y el ombligo Imprimir E-Mail
jueves, 18 de septiembre de 2008

Termino de leer el artículo del Sr. Ricardo Feierstein. Me gustó y aunque no comparto sus argumentos, me provocó especial placer saber que tal vez fui uno de los que provocaron sus inteligentes reflexiones.

Ya que invocamos como buenos judíos a nuestras fuentes, debo citar el Talmud cuando afirma que shtei talmidim mejadedim  et azmam que saquinim, es decir que conviene estudiar de a dos para afilar el intelecto de ambos como dos cuchillos que raspan uno contra otro, de ahí se estimula el pilpul como metodología de estudio.

Pero también sabe mi amigo por haber leído a Machado que si dices la mitad de una verdad, cuando digas la otra mitad dirán que has mentido dos veces y eso nos puede pasar a ambos si no mostramos el espectro completo de la cuestión campo-ciudad en la Argentina de hoy.

Asociar el problema  de los agricultores con la  vieja oligarquía de antaño, es por lo menos un despropósito, creer que todos los agricultores rentan sus campos en valores altos y viven de rentas es una desprolijidad mayúscula.

 Por de pronto hablaré de aquellos agricultores que trabajamos en forma directa la tierra, que no tenemos pools que nos respalden y que hemos visto caer nuestras expectativas de crecimiento en forma abrupta en este ultimo tiempo.

 No sé si al escritorio del Sr. Feierstein llegaron los aumentos del 300% que hemos sufrido en nuestros insumos, así como los del combustible, mucho mayores que en Buenos Aires, sin hablar de las tarifas de transporte etc., etc. que no guardan relación con los valores subsidiados que gozan en servicios los pobladores de la gran urbe.

Bajo esas condiciones, no podemos subsistir, ya no hablo de crecer, todos aquellos productores de áreas marginales  volvemos a estar al borde de la quiebra produciendo y eso es un próximo éxodo rural irreversible, con las consecuencias conocidas.

Aquel que puede alquilar su campo, al menos intentará mantener su capital, aunque se pierde el sentido del chacarero firme en su tierra junto a sus hijos y trabajando, pero ya los hijos no quieren más miseria y se van de todos modos.

En un país que tiene el 70% de su territorio con condiciones de aridez no se puede hacer una generalización con los productores sojeros de la zona núcleo, porque no representan a la mayoría en modo alguno.

 Si se desea regular la situación de los grandes sojeros, el Estado tiene los medios, pero no se puede afectar a todos por igual, ya que los pequeños productores no tienen ni los medios ni las rentas de los grandes.

Invocan en este artículo la entrevista “El mundo según Monsanto” que he leído con interés, sabiendo las políticas de la firma multinacional, pero la autora no tiene forma fehaciente de demostrar que las variedades trasgénicas provocan daño y la comunidad europea así como la asiática las han adoptado porque no observaron daño a la salud provocado por las mismas, sugiero ser muy cauto con las afirmaciones que a veces responden a otros intereses y no lo digo por defender a Monsanto, propietario de los royalties sobre la soja RR (Roundap Resistent).

Los pequeños productores incorporan la soja porque al ser una leguminosa aporta nitrógeno al suelo, les evita comprar fertilizante y con mínima labranza deja una renta apropiada, no las cifras que el artículo presenta, esas son una fantasía.

Es por eso que se vuelcan a producir soja, si quisieran por ejemplo sembrar girasol o maíz, los costos se les irían de las manos, por tanto volverán a la soja y mejorarán sus campos.

Con relación a la contaminación de napas, la Argentina tiene una larga y triste historia, ya descripta en el libro Primavera silenciosa de Jackson en 1964 respecto a los insecticidas, en este caso hablamos del glifosato que es un herbicida total de alta evanescencia.

Tampoco hay pruebas concluyentes respecto a su llegada con principio activo contaminante a las napas de agua, creo que se impone la cautela antes de sentenciar al respecto, más allá, que no son periodistas sino los idóneos sobre el tema, que no tienen confirmación académica concluyente .

En concreto, querido amigo, comparto los criterios de la justicia  judía nutrida por din be rajamim (justicia y misericordia) y sabes muy bien que si un juez judío a lo largo de su trayectoria condenaba a un solo hombre a la muerte, era considerado hajzar (cruel), es por eso que no creo en las condenas per se y tu postura está condenando a priori a todos aquellos productores que, sin ser oligarcas ni mucho menos, tienen derecho a subsistir con su trabajo digno.

Me duele ver encolumnados con este modo de gobernar a aquellos que tienen esa posibilidad de ver un panorama más amplio y que se está ignorando. Creer que todos estos chacareros que salen a las rutas a reclamar lo hacen para hacerle el juego a Monsanto u otros es una ceguera; los chacareros no nadan en la abundancia como crees, sufren como todos los avatares de un desgobierno y de la insensibilidad de sus mandatarios.

Afortunadamente, todavía quedan resabios de solidaridad entre los mismos productores y eso los ayuda a sobrellevar el mal momento, esa misma solidaridad que tuvieron nuestros padres y abuelos campesinos cuando llegaron a este país y lo hicieron crecer.

Pero es bueno recordar las condiciones de hambre y miseria que debieron padecer y no es bueno que en nuestros días se vuelva a repetir.

Reitero, hay grandes grupos que carecen de marco regulatorio, no son los productores los culpables de ello, en todo caso hay que separar, porque son casi 400.000 productores en el país  y es el 85% de ellos los que están sufriendo estas situaciones irregulares.

Con respecto a los pooles de siembra, muchos de ellos reeditan el fenómeno de las cooperativas que mencionas, haciendo cada uno lo que puede para integrarse, si consideran que “los grandes” tienen ventajas por la economía de escala, se deberá crear legislación para ellos, pero no castigarlos por asociarse porque muchas veces es la única manera que tienen de subsistir.

Los productores no vivimos como dices mirando nuestro ombligo, miramos el de nuestros hijos y no queremos verlo pegado a su espalda, esa es nuestra lucha, podremos disentir ,pero nadie puede acusar a los chacareros de insensibilidad cuando hace años que mantenemos  y alimentamos un montón de estructuras y personajes que sólo han sido un lastre para el país., como los que ahora han salido a las plazas a apoyar al gobierno, gente que nunca agachó el lomo ni empuñó una pala, ¿esa es la gente que defienden?.

Por último, quiero manifestar que mis ideales judíos  siguen siendo los de Isaías 57, dar abrigo al que no lo tiene y sustento al que lo requiere, pero no podremos hacerlo si no se dan previamente las condiciones para que podamos generar bienes con nuestro esfuerzo.

No hablo de enriquecernos sino de poder vivir nosotros y nuestros hijos ejerciendo lo que considero un trabajo noble, sin tener que mendigar nada a nadie.

Tenemos una hermosa unión los hombres de campo, se aúna nuestro esfuerzo, nuestra tierra y nuestra plegaria para dar frutos maravillosos con ayuda de D”s, que los hombres perversos y ciegos no malogren nuestro trabajo y nuestro rezo, no lo merecemos.

En vísperas de un nuevo año y pese a los disensos quiero desear al Sr. Feierstein y a todos los lectores de Mundo Israelita un  año de logros y realizaciones, recemos por ello.

Isaías Leo Kremer

PD: Sr. Ricardo Feierstein

No me percaté de su comentario sobre la Virgen de Itatí porque leía Mundo Israelita mientras manejaba (vieja costumbre de años). Quiero hacerle saber que no me afecta que otros se persignen ante la Virgen o santo, yo sigo siendo un judío que nunca será genuflexo, ante nadie, tampoco ante un reyezuelo de turno o déspota del momento.

En todo caso, aclaro que sí formo parte de las marchas de los hombres del campo, me une a ellos todo y me enorgullezco de formar parte de esos grupos. Me avergonzaría estar junto a personajes como D´Elía, Pérsico o Moreno a los que parece Ud. reivindicar, nada me une a ellos, por el contrario, los desprecio.

Viene a mi la imagen bíblica de los productores cosechando y el pueblo tomando los rincones no cosechados; no sé si era equitativo o no para la época, al menos el que trabajaba cosechaba y distribuia, a diferencia de lo que anuncian hoy aquí como redistribución del ingreso en el que nadie cree porque es una falacia.

Hay maneras de hacer política y ser justo sin caer en el patoterismo que en este caso corrió por cuenta del Gobierno y no de los chacareros, a quienes nunca se escuchó.

Sé que no me asiste ninguna verdad absoluta respecto a éste u otros temas, pero nadie puede ser tan ciego como para creer los argumentos de estos gobernantes frente al campo a quien quieren poner de rodillas. Sé que tampoco Ud. puede engañarse, es demasiado preclaro como para creérselo, lo digo porque lo admiro y aprecio. No me afecta que me acuse de fascista. Lo único que nunca podrá es acusarme de ser falso. Shana Tobah.

 

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita