Inicio
 
EL PSICOANALISTA QUE NO SABIA BAILAR Imprimir E-Mail
jueves, 11 de septiembre de 2008

TEATRO 

por RICARDO FEIERSTEIN

Sabor a Freud”, de José Pablo Feinmann

FICHA TECNICA:

TITULO: SABOR A FREUD”. AUTOR: José Pablo Feinmann. INTERPRETES: Julio Luparello y Susana N. Fernández. PUESTA Y DIRECCION: Jorge Vigetti. MUSICA ORIGINAL: Martín Bianchedi. DIRECCION DE ARTE, ESCENOGRAFIA Y VESTUARIO: Soledad González. DISEÑO ILUMINACION Y OPERACION: José Luis Misevich. PROYECCION: Magdlena Mastromarino. SALA: Boedo XXI. Boedo 853. Temporada 2008.

José Pablo Feinmann es un leonardesco creador cultural, especializado en casi todo. Con prodigalidad difícil de creer, aborda simultáneamente la filosofía (curso dominical en cuadernillos de “Página 12” y luego ciclo televisivo), la historia política (cincuenta suplementos semanales sobre la trayectoria del movimiento peronista), el cine (multitud de notas y programa de televisión semanal), el análisis de la coyuntura intelectual y política, además de novelas, cuentos, obras de teatro, intrigas policiales y afines. Como si eso fuera poco, es un destacado pianista y experimentado melómano, así como comentarista de los conflictos cotidianos y, en los ratos libres, dicta talleres literarios. Hijo de un matrimonio mixto, Feinmann es poco propenso a reconocer su ascendencia parcialmente judía pero- confesión propia en nota reciente- escribió de joven una novela inédita llamada “Moishe”, donde enfocaba su visión de la condición judía en la Argentina.

Esta inabarcable producción lo acerca casi a la genialidad pero- nadie es perfecto- posee dos puntos débiles: se autocita demasiado a menudo y, cada tanto, alguna de sus brillantes ideas se empaña por falta de rigor en el tratamiento. Quizás algo así suceda en la recientemente estrenada “Sabor a Freud”, una comedia “de a dos” donde reúne un par de personalidades que producen intensa combustión al combinarse sobre la escena: Ernesto Kóvacs, un psicoanalista versado y versátil, y su nueva paciente: la esquizofrénica Lucía Espinosa, una mujer madurita que contiene en su interior a la cantante de boleros Dolores Durán, quien con su despliegue intenso y visceral en las canciones que entona compensa la aburrida vida de esposa dejada de lado por un banquero siempre muy ocupado.

Se entiende: a poco de avanzada la acción, los incesantes cambios de roles entre la ávida de pasión y la reprimida ama de casa impactan en la humanidad del racionalista profesional, alguien con el Edipo mal resuelto, que sigue reclamando a su madre no haberle dado el pecho y que, sobre todo, posee una asignatura pendiente: no sabe bailar el bolero. El contraste surge entre citas de Freud (cuyo retrato se ilumina, cada vez, para advertir errores conceptuales al discípulo) y Lacan para interpretar al Trío Los Panchos y a Agustín Lara como un conflicto entre significados y significantes, que se oponen al llamado de la piel y los instintos, simbolizados en esa ondulante mujer que visualiza al mundo desde las letras románticas de cada melodía.

Hacia la mitad del espectáculo (que dura 70 minutos en total), el tono gira hacia el grotesco y estos contrastes se agudizan con escenas delirantes. La peculiar anatomía de Julio Luparello y la expresividad de su rostro trasladan al cuerpo el conflicto interior y provocan permanentes carcajadas del público. Susana N. Fernández, mientras tanto, debe oscilar entre la frialdad exterior y confusión de ama de casa y el lascivo coqueteo de la cantante (algo limitada en su alcance vocal, a decir verdad, pero eso no afecta al conjunto), con seguros cambios de ritmo y personalidad. Las visitas de un par de pacientes arquetípicos, teléfonos celulares y la omnipresente progenitora del psicoanalista completan un cuadro risueño y ágil.

La puesta, muy lograda en el pequeño espacio disponible, aprovecha desde la mezcla de personajes entre el público hasta oportunos juegos de luces y cambios de vestuario, que logran integrar el imaginario cinematográfico a esa relación de a dos, donde cada uno posee lo que al otro le “falta” (o hubiera querido ser). No es tan eficaz- por su dificultad de lectura- el agregado de renglones de texto que se suceden sobre paneles escenográficos, a semejanza de las clases de filosofía televisiva de Feinmann. Pero ello no desmerece una obra entretenida, graciosa y cercana al sentir de buena parte de la sociedad.

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita