Inicio
 
¿Qué representa Livni? Imprimir E-Mail
jueves, 11 de septiembre de 2008

Por Lili Galili

Los logros de la ministra de Relaciones Exteriores Tsipi Livni en las intenciones de voto para las elecciones primarias de Kadima constituyen un indicador positivo respecto a la situación de la sociedad israelí. Esos logros no se verán desmerecidos aun si Livni pierde la elección y el elegido resulta ser el ministro de Transporte, Saúl Mofaz.  Su éxito hasta el momento es suficiente para demostrar que a pesar de los pronósticos negativos, la sociedad israelí se ha liberado del trauma de la Segunda Guerra del Líbano.

En setiembre de 2006, aparentemente no existía la menor posibilidad de que el pueblo considerara seriamente la candidatura de una mujer sin experiencia militar. Incluso en setiembre de 2008, a pesar de la ventaja que tiene en las encuestas, la victoria de Livni no está asegurada.  El momento de la votación es un ejercicio de imaginación guiada, durante el cual el votante describe el futuro en su imaginación. Si vislumbra un panorama sombrío y la necesidad de priorizar la seguridad, votará por un militar.  Sin embargo, la disposición a confiar en Livni no sólo resulta significativa respecto a su personalidad sino también respecto a la recuperación de la sociedad.

Hay dos presunciones que avalan esta afirmación. La primera es que precisamente debido a la amorfa naturaleza de Kadima, sus votantes representan a la media del “pueblo judío” en Israel. Las elecciones primarias en partidos de gobierno son algo más que elecciones internas. Constituyen una medida de su impacto en la sociedad, lo que comprende aun a aquellos que no son sus votantes. La segunda es que la última guerra dio un golpe mortal  al sentimiento de seguridad personal de los ciudadanos y socavó su confianza en el liderazgo del país.  Una de las conclusiones a las que llegaron muchos es que el terrible fracaso se debió a que hubo líderes civiles al frente, sobre todo, Ehud Olmert como primer ministro y Amir Peretz como ministro de Defensa en ese momento, ambos carentes de experiencia militar significativa.

Esta difundida interpretación indujo a muchos  a creer que habría un retroceso en la afirmación del “carácter civil” del Estado de Israel. Se tenía la impresión de que la crisis de auto-confianza  de la sociedad la llevaría a arrojarse a los brazos de algún general, casi  no importa cuál, siempre que tuviera suficiente experiencia de que sería capaz de enfrentar una nueva crisis. El temor colectivo a un cambio implica el riesgo de perder nuevas oportunidades. La enseñanza de la guerra pareció un cambio, cualquier cambio constituía un peligro potencial.

El temor de que estas distorsiones se perpetuaran no se ha materializado. El público, por lo que se refleja en el modelo de Kadima, no ha adoptado la conclusión errónea relativa  al peligro de un liderazgo civil. Con considerable buen sentido, después del primer shock, la opinión pública se negó a aceptar la idea de que un liderazgo civil es peligroso para Israel y comprendió que quienes fallaron fueron determinados líderes. Esto se manifiesta en la aparente disposición de los votantes a darle una chance a Livni.

Dos mujeres rubias y dos generales invitan a una comparación. Sin embargo, contrariamente a la aparentemente obvia comparación entre Livni y la senadora norteamericana Hillary Clinton y entre Shaul Mofaz y el senador norteamericano John McCain, estas similitudes no son tales.  Los presuntos paralelismos entre McCain-Mofaz y Clinton-Livni, sugieren  en la experiencia israelí algo que podría considerarse el pensamiento estático de los militares. Pero Livni, como Obama, representan el cambio por el hecho de ser mujer, civil y carecer de experiencia militar.

A dos años de la guerra, la frase “experiencia militar” dejó de ser un slogan mágico que se traduce automáticamente en votos. La prueba no es sólo Mofaz. Ehud Barak, el soldado N°1, no logra “despegar” en las encuestas. Hay una crisis, pero sus méritos ya no constituyen una garantía de que podrá resolverla.

La “seguridad” sigue siendo un valor supremo; es un hecho que los partidos que se aprontan para la cercana elección general buscan febrilmente a veteranos oficiales del ejército. Sin embargo, el rango militar y las distinciones que hayan obtenido en el campo de batalla no alcanzan por sí solas para decidir el liderazgo.

¿Qué es entonces lo que va a decidir la elección de los líderes? Aún no hay una respuesta clara a esta pregunta.  Más allá del conocimiento de qué es lo que no convence  no resulta muy claro qué es lo que la gente busca en los candidatos a los principales cargos ejecutivos. Esto no es necesariamente algo negativo. A veces es posible clarificar las cosas mediante la eliminación. Saber qué es lo que no se quiere es un buen lugar de comienzo.

(Traducido de Haaretz  por Egon Friedler)

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita