Inicio
 
LA RELIGIÓN CONTRA LA HISTORIA Primera Parte Imprimir E-Mail
jueves, 28 de agosto de 2008

Por Egon Friedler

Recientemente dos hechos insólitos causaron profunda indignación a una gran mayoría de ciudadanos israelíes.  Durante la celebración de Lag Baomer, el partido ultra-ortodoxo Shas en la localidad de Or Yehuda, procedió a la quema de libros del Nuevo Testamento, como un acto de protesta contra  la actividad misionera cristiana en Israel. No se trató de un hecho circunstancial y aislado sino de algo planeado. La iniciativa fue del mismo vice-alcalde de la localidad, Uzi Aharon, y en este acto de odio estuvieron presentes alumnos de escuelas de la localidad.

Según lo consigna el diario “Haaretz” en un artículo editorial : “La quema de libros en Or Yehuda es especialmente preocupante a la luz del constante hostigamiento a los judíos mesiánicos en este país. Sus hogares son incendiados, tienen dificultades para ganarse la vida y solo hace dos meses, un muchacho de 15 años fue gravemente herido cuando lo que parecía ser un regalo de Purim le explotó en la cara en la puerta de su casa en Ariel”.

En marzo de este año, durante un viaje a Alemania, tuve ocasión de ver el lugar en la Plaza de la Ópera en Berlín donde los nazis quemaron libros de prominentes escritores e intelectuales judíos en 1933. Hay allí un pequeño pero admirablemente simbólico memorial realizado por el artista israelí Misha Ulmann que recuerda este ominoso hecho.

Es muy triste enterarse que los nazis encontraron imitadores precisamente en el seno del pueblo judío. Lamentablemente el suceso no despertó reacciones suficientemente enérgicas, sea porque los complejos y dramáticos problemas de seguridad y de política exterior del país, relegan a un segundo plano los serios problemas internos, o sea,  por la no tan justificada razón, al menos desde el punto de vista ético, de que un planteo drástico contra el Shas que integra la coalición de gobierno, podría generar una crisis que se sumaría a la ya de por sí muy difícil situación política actual.

Si este grave incidente solo tiene un alcance simbólico, el otro tema  está destinado a tener consecuencias,  constituye un ataque a la unidad del pueblo judío y pone en evidencia la naturaleza alienante y profundamente conflictiva de la ultra-ortodoxia. La Suprema Corte Rabínica, una institución oficial del Estado, que, como reflejo del crecimiento de su fuerza electoral y su integración a la coalición de gobierno, cayó en manos de rabinos ultra –ortodoxos, decidió que todas las conversiones realizadas en los últimos diez o más años por el Tribunal Rabínico oficial presidido por el rabino Jaim  Druckman carecen de validez. De un plumazo decidieron anular la conversión al judaísmo de miles de nuevos inmigrantes que pasaron por un prolongado y nada fácil proceso instaurado por quienes eran entonces las autoridades reconocidas en materia religiosa.  A juicio de los jueces ultra-ortodoxos todo ese esfuerzo debe quedar en la nada porque los “objetivos nacionales y sociales de integración al Estado, no pueden ser tomados en consideración  si detrás de ellos no hay un verdadero cambio en las actitudes del converso hacia Dios, su Torá y sus mandamientos”. Como escribe Susan Weiss, Directora Ejecutiva del Centro de Justicia para las Mujeres de Israel, en el “Jerusalem Post” : “Para los rabinos Sherman, Izerer y Sheinfeld, la religión está separada de la agenda sionista  y tiene implicancias y obligaciones que van mucho más allá de todo simbolismo. Su rol no tiene relación alguna con el bien  común ni con la nación-estado de Israel. Para ellos, la sinagoga tiene precedencia sobre el estado y sus objetivos son más importantes. A su juicio, este orden de valores no tiene matices ni puede ser cuestionado.”

Susan Weiss, que se declara partidaria de la libertad de conciencia, dice luego que aceptaría que los jueces ultra-ortodoxos fijen las normas para su comunidad pero no acepta de manera alguna que pretendan imponerlas en el Estado de Israel.  Ella sostiene que no tienen la potestad para anular las conversiones ortodoxas del rabino Jaim Druckman avaladas por el Estado. No son un grupo de arbitraje privado, sino que su autoridad deriva del Estado de Israel que les paga salarios nada insignificantes.  Tampoco pueden imponer sus standards respecto al tema de “Quién es judío” a todos los israelíes, ni fijar parámetros  para la ciudadanía o la conversión autorizada por el Estado.

Bajo el título “Un monopolio obsoleto”, Alexander Jacobson analiza en el diario “Haaretz” las implicancias del pronunciamiento de los jueces ultra-ortodoxos desde otro punto de vista. A su juicio, la Suprema Corte de Justicia anulará la controvertida decisión y el intento de fijar como única “puerta de ingreso” al pueblo judío, la conversión religiosa, ha fracasado de hecho. Explicitando esta afirmación, recuerda que fracasaron  todas las enmiendas propuestas no solo por la ultra-ortodoxia sino también por la ortodoxia, pretendiendo anular el reconocimiento por el Estado de las conversiones reformistas o conservadoras hechas en el extranjero.

Desde el punto de vista del articulista, hoy no es necesario ningún rito religioso para incorporarse al pueblo judío. Un gran número de personas, que no son judías según la Ley Religiosa, pero  tienen parientes judíos, han llegado a Israel y recibieron la ciudadanía según la Ley de Retorno. La gran mayoría de estas personas aspiran a integrarse, y de hecho, con el tiempo se integran en la sociedad judía de habla hebrea en Israel. Se trata de un proceso de conversión sociológica habitual como el que se da en toda nación soberana.”

El comentarista admite que el “establishment” religioso tiene los recursos para hostigar a estas personas porque posee un monopolio sobre temas de familia, lo que obliga a muchos a ir a Chipre para casarse. Sin embargo, afirma, no tiene el  poder para convertirlos en una minoría nacional rusa. Estas personas y sus hijos de manera aún más definida pertenecen a la misma nación a la que pertenece la mayoría israelí.”    

Algunos judíos seculares en Israel ven con cierta dosis de  cinismo la anulación de las conversiones ortodoxas por los rabinos ultra-ortodoxas, como un pleito de familia entre religiosos nacionalistas y ultra-ortodoxos no sionistas o anti-sionistas.  Sin duda, ese es uno de los aspectos de la conflictiva posición adoptado por los tres titulares del Supremo Tribunal Rabínico. Pero sería un grave error minimizar este embate teocrático dirigido contra la unidad del pueblo judío y no reconocer su gravedad.  El tema es demasiado serio como para no ser tenido en cuenta con todas sus derivaciones. La lucha por el perfil moderno, liberal, pluralista y democrático del Estado judío es un imperativo irrenunciable no menos esencial que la lucha por paz y la integración de Israel en el Medio Oriente.

Aún cuando desde la distancia, la Diáspora no puede influir sobre esta realidad, es necesario que los hechos se conozcan. En un momento en el que sectores ultra-ortodoxos ganan posiciones en distintas comunidades, en gran parte debido a la inercia y al agotamiento de ideas en el establishment tradicional en muchos países, es necesario alertar acerca del peligro que esto entraña. Se trata de otorgar autoridad y legitimidad a un grupo sectario (o mejor dicho a una serie de grupos sectarios divididos entre sí)  que en nombre de una falsa unidad judía pretenden imponer una visión retrógrada, exclusivista, en base a un estilo de vida que no responde al sentir de la mayoría de las judíos y está profundamente reñido con la modernidad, el pluralismo y la apertura a un vasto y complejo mundo globalizado. 

Si bien la mayoría de los judíos no suelen discriminar entre las distintas clases de adhesión emocional a la grey judía y dan por sentado que son legítimas las formas más diversas de la identidad judía, para los judíos ultra-ortodoxos hay una diferenciación muy tajante entre dos clases de judíos : observantes y no observantes, y aún en lo que respecta a los observantes, son sumamente críticos respecto a su grado de cumplimiento de las normas rituales. Para ellos, solo los judíos observantes de acuerdo a sus pautas son judíos plenos. Los demás son en el mejor de los casos,  judíos en forma parcial.

Esta visión los lleva naturalmente a actitudes discriminatorias hacia los “judíos parciales” y a formar una auto-erigida élite de “judíos verdaderos”. Es necesario mirar de cerca los fundamentos de esa forma “verdadera de ser judío”.

En un mundo que avanza con ritmo vertiginoso y requiere una gran flexibilidad para adaptarse a los cambios, la ultra-ortodoxia tiene como valor supremo su rigidez religiosa dogmática. Es esa misma rigidez que la enfrentado una y otra vez con la historia judía. Para entender las consecuencias prácticas que esa rigidez ha tenido, conviene reseñar la actitud de la ultra-ortodoxia hacia los profundos cambios que se han producido en el seno del pueblo judío desde fines del siglo XIX hasta nuestros días.

 

 
< Anterior   Siguiente >

Ediciones

Edicion 4524
9 de mayo de 2014
22 de febrero de 2013
31 de agosto de 2012
14 de agosto de 2012
10 de agosto de 2012
31 de julio de 102
13 de julio de 2012
20 de junio de 2012
2 de junio de 2012
25 de mayo de 2012
11 de mayo de 2012
22 de abril de 2012
6 de abril de 2012
16 de marzo de 2012
24 de Febrero de 2012
27 de enero de 2012
30 de diciembre de 2011
16 de diciembre de 2011
25 de noviembre de 2011
11 de noviembre de 2011
21 de octubre de 2011
23 de septiembre de 2011
26 de agosto de 2011
05 de agosto de 2011
22 de julio de 2011
8 de julio de 2011
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
27 de mayo de 2011
13 de mayo de 2011
30 de noviembre de 2010
15 de noviembre de 2010
1 de octubre de 2010
17 de setiembre de 2010
3 de setiembre de 2010
20 de agosto de 2010
9 de julio de 2010
25 de junio de 2010
11 de junio de 2010
28 de mayo de 2010
14 de mayo de 2010
30 de abril de 2010
16 de abril de 2010
2 de abril de 2010
19 de marzo de 2010
5 de marzo de 2010
19 de febrero de 2010
22 de enero de 2010
8 de enero de 2010
25 de diciembre de 2009
11 de diciembre de 2009
27 de Noviembre de 2009
13 de noviembre de 2009
30 de octubre de 2009
16 de octubre de 2009
2 de octubre de 2009
18 de setiembre de 2009
4 de setiembre de 2009
21 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009
24 de julio de 2009
10 de julio de 2009
26 de junio de 2009
12 de junio de 2009
29 de mayo de 2009
15 de mayo de 2009
1 de mayo de 2009
17 de abril de 2009
3 de abril de 2009
13 de marzo de 2009
27 de febrero de 2009
13 de febrero de 2009
30 de enero de 2009
19 de diciembre de 2008
12 de diciembre de 2008
5 de diciembre de 2008
21 de noviembre de 2008
14 de noviembre de 2008
7 de noviembre de 2008
31 de octubre de 2008
24 de octubre de 2008
17 de octubre de 2008
26 de setiembre de 2008
19 de setiembre de 2008
12 de setiembre de 2008
5 de setiembre de 2008
29 de agosto de 2008
15 de agosto de 2008
8 de agosto de 2008
1 de agosto de 2008
25 de julio de 2008
18 de julio de 2008
4 de julio de 2008
27 de junio de 2008
20 de junio de 2008
6 de junio de 2008
30 de mayo de 2008
23 de mayo de 2008
16 de mayo de 2008
9 de mayo de 2008
2 de mayo de 2008
18 de abril de 2008
11 de abril de 2008
4 de abril de 2008
28 de marzo de 2009
21 de marzo de 2008
14 de marzo de 2008
7 de marzo de 2008
22 de febrero de 2008
15 de febrero de 2008
8 de febrero de 2008
1 de febrero de 2008
18 de enero de 2008
11 de enero de 2008
4 de enero de 2008
21 de diciembre de 2007
14 de diciembre de 2007
7 de diciembre 2007
30 de noviembre de 2007
23 de noviembre de 2007
16 de noviembre de 2007
9 de noviembre de 2007
2 de noiembre de 2007
26 de octubre de 2007
19 de octubre de 2007
12 de octubre de 2007
28 de setiembre de 2007
21 de setiembre de 2007
7 de Setiembre de 2007
31 de Agosto de 2007
24 de agosto de 2007
17 de agosto de 2007
3 de agosto de 2007
27 de julio de 2007
20 de julio de 2007
13 de julio de 2007
6 de julio de 2007
29 de junio de 2007
15 de junio de 2007
8 de junio de 2008
1 de junio de 2007
25 de mayo de 2007
18 de mayo de 2007
11 de mayo de 2007

© 2018 Mundo Israelita